Chiapas desgobernado

@pakoandrade

 

En mi pueblo, cuando algo estaba fuera de control, un desastre, sin orden, algo así como que todo se iba al caño, expresaban con energía e intención “todo está desgobernado”.
Con esa misma energía e intención podemos decir que Chiapas se encuentra en esas mismas circunstancias: desgobernado.
Muchas veces decimos que Dios nos ha olvidado, que no nos voltea a ver, que nos ha abandonado; y pues creo que no, si fuera así estaría mucho, mucho, pero mucho peor con el “trabajo” de los últimos gobiernos, sobre todo el actual, totalmente ausente, centrado y concentrado en el culto a su personalidad, a la inmediatez, sin proyectos a corto y largo plazo, viviendo como zánganos a expensas de las migajas que a cuenta gotas envía la federación, y de lo poco que manda lo interceptan los depredadores encabezados por el gobernador Velasco Coello; quien cuenta en su haber con un desconocimiento total del servicio y la administración pública.
En este gobierno se conoció la grosera sepultura del respeto a las instituciones, a los protocolos, a la jerarquía de funcionarios y personajes que cuentan con años en su haber público, político y en la administración pública; el mandatario chiapaneco, como vil escuincle berrinchudo, exhibe a propios y extraños; sin el mínimo recato y vergüenza.
Recientemente compartí en redes sociales: “La perversidad a flor de piel, Manuel Velasco Coello es irrespetuoso, majadero, falta de sentido común; altanero, no cuenta con los principios básicos de la política. ¿Qué pretendió demostrar con esa visible falta de respeto que demostró en un evento en donde estuvo el Dr. Narro? A todas luces se nota que no tuvo figura paterna que le enseñara el respeto a los demás, a la jerarquía, a sus mayores. Demostró ser un neófito en la cortesía política”.
Me cuentan que siempre así ha sido su estilo. Hace un tiempo, allá en Tapachula, retó a un personaje que le diera una cachetada a su fiel escudero, Ramón Guzmán Leyva; lo cual el personaje con tal de quedar bien, se acercó y le dio tremendo cachetadón que por poco se arma la rebambaramba y todo por ocurrencia de un gobernador que realmente le quedó superarchimegahíper gigante el puesto.
Recientemente leí que ya es un hecho que será candidato presidencial del Verde, la gente teme y cree que llegará; lo que Velasco Coello no sabe es que ese más de un millón de votantes que lo llevó a donde está y les falló, ya no están en las filas verde ecologistas, ya regresaron a los partidos de donde fueron tomados y dudo mucho que los quieran “prestar” de nueva cuenta.
Así también anda como desesperado buscando de hacerse de recursos extraordinarios para las campañas del 2018 y ¿a quién creen que está acudiendo? ¡A usted! Dése cuenta, la actualización obligada de placa vehicular; y así vendrán en cadena la “obligatoriedad” del pago de impuestos y los que se inventen en los días que vienen.
Las elecciones para el 2018, será una oportunidad histórica para Chiapas y los chiapanecos para elegir realmente quién quiere que los gobierne y los represente en las regidurías, diputaciones locales, federales y senadurías. Ya dio prueba de ello en la elección interna de Morena (partido con oportunidad única de hacer un buen papel), en donde regalaron siete votos a Plácido Morales Vázquez, le dieron la oportunidad de competir a Zoé Robledo y a Rutilio Escandón, encumbraron a un desconocido como es el Dr. Gurría y le dieron la espalda a un imberbe como lo es el diputado federal, Guillermo Santiago.