Maiam  Anza Farrera, reconocida en el  ZoomaT con una medalla  pero “desechada” por problemas de salud

 

Rodolfo Flores

 

Tuxtla Gutiérrez, Chis., 05 MAR.-Tras haber laborado 14 años en el Zoológico Miguel Álvarez del Toro de Tuxtla,  Maiam  Anza Farrera  fue despedida por presentar problemas de salud derivado de un accidente de trabajo.

Ingresó a laborar en el año 2003 en el área de analista D tras haber ganado el concurso correspondiente.

Sin embargo en el 2014 sufrió un grave accidente de trabajo,  pues al estar alimentando a ejemplares del lugar, la rama de un árbol cayó sobre ella, sufriendo fractura de hombro. Tiempo después por el mal estado de las calles de la ciudad sufriría otra fractura en la rodilla.

Tras esto y enfermar gravemente  de manera repentina,  fue notificada  a principios de este año que había sido despedida, desde febrero de este año dejaron de darle  el sueldo correspondiente.

“Mi trabajo fue siempre atender a los peluditos enfermos y crías, lo irónico de la vida es que después de un accidente laboral y en la peor situación de salud que padecía y padezco pidieron la renuncia por ser según ellos la candidata ideal de despido”, refiere la afectada.

Antes del accidente Amai era una empleada ejemplar del Zoomat -excelente refieren sus amigos-,  amante de los animales, entregada a su labor;  lo que le valió ser reconocida con la Medalla Miguel Álvarez del Toro.

Todo eso parece no valer  para los directivos de lugar y las autoridades de la Semahn quienes ofrecieron una liquidación de 70 mil pesos por los 14 años de esfuerzo,  de la ahora convaleciente  analista del Zoomat.

La liquidación que le ofrecen no cubren los gastos de las operaciones que ha requerido: “Ni si quiera cubre una cirugía de las que he gastado de aproximadamente  100, 000.00 pesos  cada una.  No sé si alcance a ver el resultado de la demanda laboral,  quiero obtener los beneficios de seguro de vida, pensión justa o seguro médico para dejar protegida a mi mamá”.

Aunado al despido también  fue víctima de negligencia médica en los servicios de salud pública de Chiapas pues ya había sido deshauciada y notificada que no volvería a caminar.

Por ello y ante el deseo de vivir optó por buscar otras opiniones médicas en el centro del país, donde fue hospitalizada y tratada.

“Estoy delicada de salud y no sé  si pueda compartir en otro momento.  Extraño tanto mi labor,  estar con los peluditos y estar entre los árboles era parte de mi medicina,  seguir con ellos, los extraño mucho”, expone en su cuenta personal de Facebook.

En este difícil escenario la mujer de 38 años expone “Después de ser premiada como la mejor trabajadora con la presea Miguel Alvarez del Toro,  me sentí como una botella de Pet, fuera y a la basura”.

Sin adelantar conclusiones,  Anza Farrera hace público su caso para dar a conocer la situación de vulnerabilidad que padece como trabajadora de una dependencia estatal. (ReporteCiudadano)

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2017