Peña espía a periodistas y defensores

 

 

 

El gobierno de Enrique Pena Nieto espía a defensores de derechos humanos, periodistas y abogados que delinean los mecanismos anti-corrupción, con un sistema cibernético que solamente debería ser usado para combatir al crimen organizado, revela el periódico The New York Times.

Los blancos del espionaje incluyen a los abogados que investigan la desaparición masiva de 43 estudiantes (Ayotzinapa), un académico altamente respetado que ayudó a escribir la legislación anticorrupción, a dos periodistas influyentes y a un abogado estadunidense que representa a las víctimas de abuso sexual por parte de policías”, destaca el amplio artículo publicado en la primera plana del New York Times.

A que le teme el presidente Enrique Peña Nieto acerca de que las tentativas de espionaje gubernamental contra activistas y periodistas pues lo revelado por el prestigiado periódico norteamericano no es nuevo, porque entre 2015 y 2016 ya espiaba a los que para el priista son sus “enemigos”, por lo que la pregunta salta aquí: “¿Para qué quiere esa información”, y si se atreve a espiar de qué más es capaz este siniestro presidente.

Pese que el New York Times desplegó en primera plana el reportaje sobre los nuevos casos de espionaje y que la prensa mexicana retomó abundantemente la noticia, el silencio del gobierno federal fue casi absoluto.

La única comunicación oficial consistió en una carta que Daniel Millán Valencia, director general de Medios Internacionales de Peña Nieto, envió a los editores del periódico estadunidense.

En esta carta, la Presidencia de la República negó la existencia de “prueba alguna de que agencias del gobierno mexicano sean responsables del supuesto espionaje descrito en su artículo”.

Es inaudito la acción del gobierno de Enrique Peña Nieto porque no tiene ningún derecho de espiar a defensores de derechos humanos, periodistas y abogados porque con ello está violando la privacidad de todos ellos, pisoteando sus derechos y atentando contra la libertad de expresión.

Pero no nos sorprende esa actitud pues a lo largo de su gobierno se ha comportado como un vil dictador, totalitario y represor y esa conducta la demostró en las elecciones del 4 de junio, en donde dispuso de toda la maquinaria priista, del dinero público, de diputados federales, locales, senadores y gobernadores para para imponer como gobernador del Estado de México a su primo Alfredo del Mazo maza y con ello enterrar la poca democracia que subsiste en el país y todavía se atreven a criticar al gobierno de Nicolás Madura, presidente de Venezuela.

Peña Nieto a quien debe vigilar es a los criminales, pero no lo hace, pues su gobierno está coludido con ellos

Es reprobable la acción de Peña Nieto, pues no son los periodistas y los activistas a quienes el gobierno debe mandar a vigilar, ellos no son los enemigos de México, por lo que estaría de acuerdo con el líder nacional de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, cuando asegura que el peligro para México es la mafia que en este momento ejerce el poder.