Católicos recuerdan a Samuel Ruiz García a seis años de su muerte

*Además los fieles católicos marchan contra reformas y gasolinazo

San Cristóbal de Las Casas, Chis., 25 ENE.-Unos ocho mil fieles católicos de la diócesis de este lugar, originarios de más de 50 parroquias de la diócesis que Samuel Ruiz García presidió de 1960 al año 2000, marcharon en esta localidad, al cumplir seis años de su desaparición, pronunciándose a la vez contra de las reformas estructurales, los megaproyectos, la minería y del gasolinazo.

 Los católicos realizaron una caminata por diferentes arterias de la ciudad hasta llegar a la Catedral de la Paz, acto que contó con la presencia de los obispos Felipe Arizmendi Esquivel y Enrique Díaz Díaz, mismos que oficiaron una misa a la que asistieron también sacerdotes y religiosas.

 Durante el recorrido de los católicos coreaban al unísono  “viva el Tatik Samuel”, y gritaron consignas como “no al gasolinazo y rechazaron las represas y la presencia de empresas trasnacionales en nuestros territorios, exigieron justicia por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, entre otras.

En la misa para la celebración del aniversario luctuoso del tatik, Felipe Arizmendi dijo se pronunció a favor de seguir denunciando las injusticias que este sistema provoca y tratar de construir otro sistema en que no sea el dinero el que mande, sino que vivamos el servicio, la ayuda mutua, el trabajo comunitario, la defensa de los marginados, la protección de la hermana madre tierra.

Recordó el prelado que esa fue la lucha de jtatik Samuel, quien dejó como herencia la denuncia de las injusticias, la defensa de los indígenas, la protección de los derechos humanos, la promoción de las mujeres, la inculturación de la Iglesia, para que sea autóctona, liberadora, evangelizadora, servidora, en comunión y bajo la guía del Espíritu Santo.

Arizmendi dijo que no hay que olvidar sus 40 años como servidor de esta diócesis, por lo que debemos honrar su memoria conocer y vivir el III Sínodo Diocesano, que nos legó como camino a seguir en la diócesis, y plasmar su espíritu en el Plan Diocesano de Pastoral, que recoge y actualiza los seis horcones de nuestro Sínodo.

Ignorar o menospreciar este legado, no es sólo una ofensa a Don Samuel, sino una infidelidad al Evangelio y a la Iglesia, advirtió el Obispo de San Cristóbal de Las Casas.

Cabe mencionar que la manifestación fue organizada por la agrupación católica denominada Pueblo Creyente, que se manifestó en contra del “despojo de la tierra y del territorio y de la privatización de los recursos naturales.

Por otro lado y a través de un comunicado protestó porque el gobierno no escucha las demandas sociales pero sí impulsa las reformas estructurales que benefician a las grandes empresas trasnacionales, acusó.

La agrupación, que hoy cumplió 25 años de su fundación, propuso “construir la autonomía en nuestras comunidades, recuperando nuestra estructura de gobierno; mantener nuestra resistencia a los proyectos de muerte y recuperar nuestros gobiernos autónomos y comunitarios”.

Señaló que comparte “los mismos objetivos del Congreso Nacional Indígena de querer fortalecer las voces de nuestros pueblos y crear nuestra autonomía”.

Con la peregrinación y la misa se celebró también el 25 aniversario de la fundación de la Coordinadora Diocesana de Mujeres (Codimuj), impulsada en su oportunidad por Ruiz García.

“Gracias j‘tatic (padre) Samuel porque abriste nuestro camino para seguir luchando por la vida, la igualdad y los derechos como mujer”, escribieron las católicas en una manta.

En estos 25 años hemos crecido en nuestra fe, nos reconocemos y valoramos a nosotras mismas, somos conscientes de nuestra identidad como mujeres, aprendemos a decir nuestra palabra, a participar en diferentes áreas e instancias de la diócesis y de la sociedad civil”, expresó la agrupación en un comunicado.

Afirmaron que las tradiciones, las culturas algunos usos y costumbres de los pueblos no reconocen ni valoran a la mujer como personas; el patriarcado, el machismo y el clericalismo se esconden y disfrazan en la familia, en la sociedad y en la Iglesia.

Subrayó que las mujeres tenemos derecho a decidir cómo queremos que sea nuestra vida y participar en todo; que no sean otras personas que decidan por nosotras; que las familias, las parroquias, zonas pastorales, catequistas, diáconos y sacerdotes los que decidan si hay o no área de mujeres en las comunidades.

Señalaron que el área de mujeres (en la diócesis) aún no está hecha ni terminada, sino que la vamos haciendo en el caminar vivenciando a Dios con nosotras, compartiendo entre mujeres nuestros saberes; reflexionando, trabajando y luchando.

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2017