AMLO ordena dejar sin efecto la reforma educativa de Peña

*Memorándum es un desafío al Estado de Derecho, dice el PRI en la Cámara de Diputados

*PAN y PRD en San Lázaro: López Obrador, autoritario e ignorante por memo sobre reforma educativa

 

Por Arturo Rodríguez García

 

 

 

Ciudad de México, 16 ABR (apro).-El estancamiento en las negociaciones para aprobar una nueva Reforma Educativa, fue abordado por el presidente Andrés Manuel López Obrador con una medida polémica que podría implicar en los hechos, un impacto en la división de poderes: regresar a la legislación previa a 2013, dejando sin efecto el marco normativo vigente.

Invocando facultades del Poder Ejecutivo sin precisar cuáles, el mandatario instruyó a las secretarías de Gobernación, Educación y Hacienda, que dejen sin efecto “todas las medidas en las que se haya traducido la aplicación de la llamada reforma educativa”.

Además, reitera los puntos que han causado el desacuerdo con el magisterio:

La nómina se mantiene bajo control de la secretaría de Hacienda para impedir “prácticas patrimonialistas, aviadores y cualquier otra forma de corrupción”, y la secretaría de Educación Pública (SEP), mantendrá la administración de las plazas magisteriales y deberá garantizar contratación de normalistas, además de reinstalar a los educadores cesados por las evaluaciones.

En tanto, la secretaría de Gobernación deberá hacer gestiones y diligencias para la libertad de profesores y luchadores sociales presos por oponerse a la mencionada reforma, retirar imputaciones formuladas por instancias del gobierno federal, e indemnizar a los familiares de quienes hayan perdido la vida a consecuencia de la política autoritaria, activismo político, social, laboral, ambiental, agrario y de defensa del territorio.

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador anunció que el miércoles daría a conocer un memorándum, en un contexto de inmovilidad legislativa debido al desacuerdo prevaleciente en la Cámara de Diputados, reflejo a su vez de la inconformidad del magisterio, sin embargo, lo adelantó.

Desde el pasado 8 de abril, el mandatario advirtió que podría reponer la legislación previa a 2013, si no se alcanzaba un acuerdo en la Cámara de Diputados, algo con lo que consideró, el magisterio estaría de acuerdo y cesarían las movilizaciones.

Lo reiteró el pasado domingo, provocando críticas de diputados de oposición, quienes lo acusaron de intentar invadir competencias del Poder Legislativo.

Hoy, dijo que enviaría el mencionado memorándum con el propósito de que se revise cuál puede ser el procedimiento para revertir la ley educativa y, en un video difundido en sus redes sociales, lo firmó.

En el documento, dirigido a los titulares de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; de Educación, Esteban Moctezuma Barragán; y de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, el mandatario inicia haciendo una crítica a las reformas estructurales, como “una agenda impuesta desde el extranjero durante el período neoliberal”, que dejaron pobreza, violencia, corrupción y malestar social.

En particular sobre la Reforma Educativa, señala que no hubo mejora en la calidad de la enseñanza, pero en cambio, se impusieron las normas mediante “actitudes autoritarias y recurriendo a campas de descrédito en contra del magisterio nacional”, a lo que atribuye el origen de la polarización social y una “erosión institucional”.

En el texto difundido se advierte el desacuerdo del Poder Legislativo con los sectores magisteriales para derogar la reforma y puntualiza:

“La administración pública federal requiere de lineamientos claros para seguir operando en el ámbito de la enseñanza pública”.

Desde 2014, López Obrador cuestionó la Reforma Educativa por coincidir con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y con un sector del sindicato magisterial, en que se trataba de una legislación laboral, punitiva, orientada a desacreditar al gremio y poco eficaz en su pretendido intento de mejorar la calidad de la educación. Ya candidato a la Presidencia, en cada mitin proselitista, anunciaba la derogación de “la mal llamada Reforma Educativa”.

Durante la campaña, fue explícita su alianza con el sector magisterial próximo a Elba Esther Gordillo, por entonces en prisión domiciliaria, así como con la CNTE, que en las últimas semanas ha mantenido movilizaciones contra una iniciativa enviada por el gobierno de López Obrador, en protesta principalmente por temas como el manejo de las plazas magisteriales, en el que ambos, gobierno y magisterio disidente, se mantienen inamovibles en sus respectivas posturas.

La medida anunciada hoy es cuando menos inusual, pues desde el fin de la hegemonía en el legislativo de 1997, y la alternancia a partir del 2000, no existe precedente sobre una medida de desacato a la ley en práctica y vigente, ordenada por el Poder Ejecutivo.

Memorándum es un desafío al Estado de Derecho, dice el PRI en la Cámara de Diputados

La fracción del PRI en la Cámara de Diputados exigió a las mesas directivas del Congreso de la Unión que se pronuncien sobre el memorándum emitido por el Ejecutivo, en el que ordena que se dejen sin efecto las medidas de reforma educativa en vigor.

Además, pidió a Morena que someta a discusión el dictamen aprobado en comisiones, otorgando plenas garantías al trabajo del Congreso.

Mediante un comunicado, los priistas, tercera fuerza en San Lázaro y que, junto con Movimiento Ciudadano, son parte de la oposición que ha fundamentado su desacuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, sostuvo que el memorándum carece de respaldo jurídico.

“…ya que él no puede instruir a ‘dejar sin efecto’ leyes que han sido aprobadas por el Congreso de la Unión, pues para hacerlo debe seguir un proceso a través del propio Legislativo, además de que se trata de una acción unilateral que sienta un mal precedente y pone en riesgo el orden constitucional, así como el equilibro de poderes”.

El memorándum como orden administrativa, dice el PRI, es un acto inconstitucional pues violaría el artículo 89, fracción I, que obliga al presidente a cumplir las leyes y decretos que expida el Congreso, como lo es la reforma educativa aprobada en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

PAN y PRD en San Lázaro: López Obrador, autoritario e ignorante por memo sobre reforma educativa

El PAN en la Cámara de Diputados tachó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, de autoritario e ignorante, debido al memorándum que emitió esta mañana, en tanto que, a los funcionarios que acaten sus órdenes les advirtió que caerían en responsabilidad penal, política y administrativa.

Juan Carlos Romero Hicks, coordinador del PAN en San Lázaro, dijo que el Ejecutivo Federal no esta facultado para emitir el memorándum donde pide que se dejen sin efectos las medidas en que se haya traducido la reforma educativa.

Y consideró que para frenarlo pudiera recurrirse a amparos, denuncias penales, acciones de contrariedad y juicio político y proceso de desafuero de algunos funcionarios.

“Atenta contra la división y la separación de poderes, y los funcionarios que acaten esta instrucción, que es ilegal, pueden ser sujetos de responsabilidades. Puede ser desafuero, juicio político, amparo, demandas penales y controversias constitucionales”.

Luego se preguntó, “¿Cómo podemos tener un presidente que suspende la aplicación de la constitución? No tiene facultades. La constitución se hizo para que el ciudadano pueda defenderse del gobierno, no para que el gobierno ejerza tiranía.

El panista tachó al Ejecutivo federal de autoritario, ignorante y corrupto:

“… es autoritarismo, es ignorancia y es corrupción al permitirla y al auspiciarla porque si llegasen a reinstalar personas fuera del marco legal, con todas sus letras eso es ilegalidad e incurre en corrupción, se convierte en parte de la corrupción”.

A su vez, la coordinadora del PRD en San Lázaro, Verónica Juárez Piña, consideró que con el memorándum “hay una violación flagrante al Estado de Derecho”.

Coincidió en que los funcionarios que acaten la orden del Ejecutivo Federal, pudieran caer en alguna responsabilidad.

La perredista calificó la emisión del documento como un “acto de autoritarismo… además de que pasa por el Poder Legislativo”.

Sostuvo que el Ejecutivo en lugar de tomar en cuenta el dictamen sobre la nueva reforma educativa que se aprobó en la Cámara de Diputados “que le quita el carácter punitivo, que se garantizan los derechos del magisterio –su permanencia y estabilidad en el empleo de todos los maestros y las maestras- y que se creen condiciones para fortalecer la calidad de la educación manteniendo la rectoría del Estado”, el presidente dice “no”.

De concretarse las órdenes del memorándum, sostuvo la diputada Juárez Piña, “estaríamos sin lugar a dudas, en un estado, en verdad, inaceptable en donde a partir de lo que diga el presidente qué es lo que se cumple y qué es lo que no se cumple a partir de presiones y de chantajes que él pueda recibir”.

Dijo que el presidente confunde totalmente cuáles son las facultades que le otorga la Constitución, en el artículo 89 y que lo que está haciendo “es, sin lugar a dudas, una irresponsabilidad pasándose por encima al Congreso de la Unión y pasándose por encima todas las leyes en materia educativa”.

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2019