El piso está humedo en San Lázaro…

 

Eleazar de Ávila…

 

No creo que exista alguien en el mundo que contradiga las siguientes premisas de administración general. Proyectos que no tienen respaldo financiero son -entiéndanle- “ejercicios en poesía”.

Y dos, como dicen los economistas, “Lo Que No Está En El Presupuesto de Egresos de la Federación No existe en el Mundo”. Frases simples que nos llevan a revisar, que la cocina del dinero está en alta ebullición en la Cámara de Diputado y de Senadores.

Que el objetivo es dar antojo al Presidente de México en turno, no es novedad. Él finalmente es quien llevará el peso de los acomodos del dinero. Si dice una cosa, pero no está sustentada en moneda nacional, siempre todo cae por su peso.

Ya le pasó al presidente con dos temas sensibles. Las Universidades y el apoyo a la cultura. Ambos casos a la baja, que tuvo que ajustar a la alza, para cumplir con las instituciones de educación superior y la farándula “fifí”.

1.- El asunto de los pesos tronchados va siempre en dos espacios. Lo que se refiere a la cobranza, al “cochinito” y que queda inscrito en la Ley de Ingresos y sin nuevos impuestos.

Y lo que corresponde al PEF, que es en contrasentido,  el cómo, el quiénes, los cuánto y en qué se va a gastar el dinero de los mexicanos. Nuestros impuestos distribuidos.

2.- Así en San Lázaro quedó resuelto que México en la Ley de Ingresos tenga para 2019 un monto de 5 billones 838 mil 059.7 millones de pesos. Si bien el documento va al Senado, al segundo sound, los datos como van quedan:

3 billones 311 mil 373.4 millones por impuestos; 343 mil 133.4 millones por cuotas y aportaciones de seguridad social; 38.3 millones por contribuciones de mejoras; 46 mil 273.6 millones por derechos; 6 mil 778.1 millones por productos; 67 mil 228.8 millones en el rubro de aprovechamientos.

Un billón 2 mil 697.5 millones por  ventas de bienes, prestación de servicios y otros ingresos; 520 mil 665.2 millones en transferencias, asignaciones, subsidios, y subvenciones y pensiones y jubilaciones, además de 539 mil 871.4 a ingresos derivados de financiamientos, además de una recaudación federal participable por 3 billones 288 mil 590.4 mdp.

3.- Aquí una pausa, que en el caso de la frontera y la llamada Frontera de Libre Comercio, no vimos el asunto de reducción del IVA prometido y tampoco, lo correspondiente ala baja en el ISR para empresas. ¿Entonces que vía queda? La del decreto sin duda, no obstante que, en el contexto lo que si se ha dicho, es que el aumento al salario mínimo Sí Va.

4.- Tampoco vimos que se redujera el impuesto al IEPS,  que cancelara de manera formal los gasolinazos o dicho en positivo, cumplir con lo prometido de reducir los costos de los combustibles.

Nos queda claro, solo la promesa de equilibrar costos con los de la frontera de Estados Unidos para que paguemos los mismo y se estimule el desarrollo. En tanto que el odiado IEPS si va a refrescos.

5.- La ley de Ingresos espera  mayores recursos derivados de evitar la facturación falsa realizada por “empresas fantasma”. En este tema se esperan ingresos por 17 mil 576 millones de pesos del Impuesto sobre la Renta y seis mil 192 millones por el Impuesto al Valor Agregado , lo que sumará 23 mil 768 millones de pesos adicionales.  Ya veremos los hechos.

6.- Veamos ahora el territorio del Presupuesto de Egresos de la Federación que está aun en proceso, ya vimos que por lo menos en dos temas el Presidente ha tenido que rectificar.

Con las Universidades y con el sector cultural del país, pues los académicos y los artistas del país se vieron traicionados y reaccionaron contundentemente, exigiendo cumplir la palabra empeñada. ¿Quién es el ilustre con mal informa a Andrés Manuel López Obrador?

No adelantemos vísperas, pero vamos a ver como queda que, hasta donde se ve, el documento parece tener un propósito abiertamente clientelar. Pago a jóvenes, universitarios, ancianos, mujeres y apoyos económicos, directos asistenciales.

Lo veremos al término del proceso, pero sin adelantar vísperas. Por lo pronto, en la Ley de Ingresos, solo les adelanto que que en el tema de los ingresos directos a magistrados de la SCJN, vienen sin afectación. Lo decimos porque un asunto es la grilla, y otro, el territorio de los pesos en el papelito.

7.- Hasta donde va el tema y los argumentos del PRI en crítica al sistema. Un error quitar Liconsa, Diconsa, la atención a jornaleros, la coinversion social, el empleo temporal  y tantas cosas que ya la veremos despacito. Dejemos que se agarren, lamentablemente literal, a trancazos en el Congreso de la Unión.

OTROSI.-  El piso está humedo en San Lázaro…

18 pendientes…

Correo:jeleazarmedia@gmail.com                Twitter.- @eldebateequis