ONG piden a Peña evitar uso de la fuerza y deportaciones masivas contra migrantes hondureños

Por Mathieu Tourliere

 

Ciudad de México, 18 OCT (apro).-Un conjunto de seis organizaciones establecidas en Tapachula, Chiapas, condenó hoy “cualquier acto que criminalice” a los más de tres mil integrantes de la caravana migrante que se dirigen hacia Estados Unidos con el objetivo de pedir asilo, y emplazó al gobierno mexicano a no usar la fuerza ni realizar acciones de “deportaciones masivas”.

“Si bien una iniciativa como esta proveniente de Honduras resulta en sí misma un riesgo para las personas que en ella confluyen, no representan riesgos para ninguna otra persona”, plantearon las organizaciones, las cuales recordaron que los miembros de la caravana huyeron de un “contexto de violencia y pobreza generalizadas” y se encuentran en una situación de “extrema vulnerabilidad”.

La caravana, que salió el sábado pasado de San Pedro Sula, en Honduras, desató la ira del presidente estadunidense Donald Trump, quien ordenó a los gobiernos de Centroamérica y México que no la dejaran pasar. Los gobiernos centroamericanos obstaculizaron su paso, y el de México desplegó un operativo de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Policía Federal (PF) en Chiapas para cerrarle el paso.

Ayer, el gobierno de Enrique Peña Nieto refrendó que detendrá y deportará a los integrantes de la caravana migrante que ingresen al país de “manera irregular”, y advirtió a quiénes pedirán medidas de protección internacional a México que los mantendrá en centros de detención migratoria durante el periodo trámite, que se extenderá “hasta 45 días hábiles, prorrogables por un periodo igual”.

El Instituto para las Mujeres en Migración (INUMI) repudió hoy las advertencias del gobierno mexicano de que solo dejará pasar a quiénes cuentan con una visa mexicana, “sabiendo que quienes integran la Caravana de Familias no cuentan con los recursos para tramitar una visa”.

En una carta abierta, dicha organización reconoció la “enorme presión” que el gobierno de Trump ejerce sobre México, pero reviró que “ante la retórica antimigrante, racista y xenofóbica del gobierno de Estados Unidos, no es conveniente que México retome el enfoque de seguridad nacional”.

–Por el contrario, es una oportunidad para que México asuma una postura de protección para la población migrante y solicitante de asilo, que impactará no sólo en las personas que integran la Caravana de Familias Hondureñas, sino también en la población de mexicanos en Estados Unidos”, abundó.

Y resaltó: “la colaboración de México con Centroamérica en este momento le dará menos cartas a la administración de Donald Trump para seguir con su retórica de ‘crisis de las fronteras’ como un recurso para asustar a la población estadunidense en un contexto de próximas elecciones de medio término en su país”.

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2018