Violadores trumpianos

*Un violador honorable, dice Sabina

*Sobornador de gobiernos petroleros

Sabina Bergman nos regala, este martes 21 de febrero, una de sus maravillosas Fábulas, ahora en torno al Violador honorable, el sucio y tramposo negociante del aceite de la corrupción mundial, Rex Tillerson, a quien los violadores mexicanos esperan con ansias sin iguales, en su calidad de secretario de Estado del gobierno fascista de la Casa Blanca.

La historia de Tillerson como coyote del petróleo mundial desde la petrolera más depredadora del mundo, Exxon, desde donde se dedica o dedicaba a sobornar gobiernos para apoderarse de su petróleo, práctica que no creo no conozcan los Videgaray, o los Meade, o los Peña Nieto quienes, pese a la calidad inmoral del testaferro de Trump, llevan semanas esperándolo para tranquilizarse y limpiarse la conciencia de esperanzados personajes al servicio de los deseos del viejo multimillonario y también jefe violador de Tillerson, que gobierna su imperio decadente mediante órdenes ejecutivas, principalmente para expulsar masivamente a los mexicanos que dice que viven y trabajan, y apoyan el crecimiento económico de EU, siendo indocumentados.

Los mexicanos que nos gobiernan en vez de servirnos porque son nuestros empleados. Nosotros les dimos el nombramiento de empleados con la mayoría de votos que los llevaron a donde están, o actúan de mala fe, o son inocentes, o son pendejos… Perdón por esta última palabra malsonante, pero significa lo que significa: pendejo. Los españoles los bautizaron como jilipoyas. Como en las empresas de bacheo de asfalto, que trabajan a la hora del tráfico de vehículos, exactamente a las horas pico, desviando el tránsito y haciendo perder millones de pesos a la ciudadanía y a las empresas, no sé si por mala fe o por pendejos.

No nos beneficia ninguna visita de ningún violador trumpiano. Al contrario, en una de éstas, los encargados de administrar lo que queda de la empresa Petróleos Mexicanos serán objeto ya no de soborno sino de obligación para entregar todo o a Exxon o al mismo gobierno trumpiano y México se quedará sin suelo ni subsuelo, porque nuestro suelo pasará a ser una estrella más en el diabólio firmamento de la decadente bandera de las barras y las estrellas.

Como secretario de Estado, qué nos puede ofrecer Tillerson que no haya ordenado que hagamos el propio Donald Trump: construir el muro para que nadie pase a su territorio (bueno, esa es la intención, que seguramente no será respetada por los mexicanos que van a ese país a buscar otros vientos, otras oportunidades de vivir, que no tienen en sus pobres pueblos originarios del campo mexicano, porque las autoridades locales no hacen nada por elevar los niveles de vida de la gente.

Seguro que Tillerson tratará de suavizar, tramposamente, la política del muro. Quizá esté consciente de que el coyotaje aumentará sus tarifas para lleva a los mexicanos y latinamericanos al otro lado por precios más elevados y por lugares más insospechados y ya no por el desierto. Quizá por túneles ocultables al estilo de los que manda construir Joaquín El Chapo Guzmán Loera. Qué más puede ofrecer el Violador. Órdenes Ejecutivas menos agresivas para la expulsión de indocumentados y respeto a los que ya son ciudadanos estadounidenses. No lo sé. No lo creo. Y un Tratado de Libre Comercio, pero a la manera de los defensores del proteccionismo, que no creen en el libre mercado, que es lo que los ha hecho fuertes en las dos últimas décadas, siendo socios de México y Canadá en el concierto de las naciones.

No creo que de esa visita, la de Tillerson, vay a salir algo bueno. Se equivoca Videgaray si cree que tiene oficio o influencia dentro del equipo del violador mayor. Trump no tiene ningún miramiento. No respeta ni a su madre. Imagine si va a traer grandes cosas, buenas noticias para los esperanzados funcionarios mexicanos, que ya no ven lo duro sino lo tupido y no tienen ningún valor de negociación con Trump, cuya palabra tienen que obedecer porque ya ha probado que son unos personajes sin valor, timoratos, mediocres, y que van a hacer lo que el dueño les diga.

Qué pena.

analisisafondo@gmail.com

analisisafondo@gmx.com

www.analisisafondo.com