Ulises y “los pants” del PRI…

Eleazar de Ávila…

 

No dijo nada nuevo, nada que no hayamos escuchado tras la derrota del 2018 y sin embargo, para los priístas encontrar voces divergentes al interior del PRI es una catarsis que tiene que ser valorada.

El hecho es que acudió a Victoria Ulises Ruiz, ex gobernador de Oaxaca y hoy aspirante a ser dirigente nacional del CEN del PRI. Va por terminar con el secuestro que el grupo de Estado de México ha realizado al partido de Insurgentes.

En este tenor, la pregunta es simple, por qué le dejaron hacer al presidente de México Enrique Peña Nieto y por qué hasta después del 1 de julio a muchos les salen los espolones. Para Ulises, era realmente difícil, pues alzar la voz en Consejo Político Nacional “sería avasallado por los leales”.

Le expresamos que aquí en Tamaulipas la expresión de que los priistas son de pants y sin elástico es una realidad, pero bueno está en campaña, pide que el proceso sea abierto.

Legítimo su esfuerzo en medio de una política ficción donde ya sabemos que además del secuestro la cadena de asignaciones a capricho en todos los espacios políticos, incluidos los dirigentes del PRI nacional es parte de la conducción a la derrota.

“Estamos pidiendo reglas claras y estrictas en la participación y quien no las cumpla y quien no las cumpla sea expulsado del propio proceso”…“esto es, si quieres ser dirigente dirigente del comité municipal, dirigente del comite directivo estatal o nacional tienes que ir a una consulta en las urnas y ganar ese cargo a la dirigencia”.

“Por eso queremos mover el estatuto en la asamblea nacional para que solo quede ese procedimiento y con ello se acaben ya la cultura de las imposiciones y las decisiones verticales”, sostuvo el oaxaqueño.

Al margen de si está o no vinculado al grupo de Manlio Fabio Beltrones, es evidente que cuando habla no falta a la verdad, pero si quieren empatar el asunto, claro está que así como Ulises, hay muchos que hicieron votos de silencio y ese es su pecado.

Personajes que se mantuvieron arriba de la barda durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y que, tras el triunfo de Andrés Manuel ahora si alzan la voz, gritando la sospecha de que el mandatario actual le armó el banquete político para la llegada del tabasqueño.

El asunto es que ahí van y que en lo que todos coinciden es que el PRI no se mueve hasta el 1 de diciembre cuando Peña pase a ser parte del grupo de los ex presidentes, que si somos serios, al equipo de los traidores a la institución como ahora es exhibido Ernesto Zedillo.

Lo interesante del esfuerzo de Ulises es que sean los mismos priistas en el poder, los primeros en dinamitarle.  En teoría se entiende que deberían ser muchas más las voces que estuvieran presionando, pero no, soldado advertido no muere en guerra.

Mientras, la mayoría siguen en el clóset…

Lo mejor de casa casa…

Cerramos la semana y empezó el nuevo periodo de sesiones en el Congreso de Tamaulipas donde las principales fuerzas establecieron sus posiciones rumbo a un año político que concluirá en 2019 con nuevos diputados locales.

Por ejemplo, Alejandro Etienne fue sincero al aceptar que “pese a los consensos nacionales construidos y al logro de importantes reformas estructurales, que perfilan un mejor futuro para el país, mi partido sufrió el cobro de facturas con etiquetas generales prefabricadas, que cegaron y apasionaron el análisis de las buenas cualidades personales de nuestros candidatos propuestos”.

A dos años de gobierno desde la visión del PRI, añadió que “no hay duda que la inseguridad, los niveles de violencia, los crecientes delitos contra las personas, en su integridad y su patrimonio, es el principal flagelo que afecta a los tamaulipecos”.

Distinta la opinión de líder del grupo parlamentario del PAN, Glafiro Salinas Meniola, quien expresa que “como representantes populares, elegidos por el pueblo de manera democrática, asumimos con plena conciencia la responsabilidad histórica de construir los cimientos para el fortalecimiento del estado”.

De Morena María de la Luz Castillo, puso en consideración lo que expresó debe ser el compromiso trabajar en beneficio de la sociedad, apoyando las iniciativas para los tamaulipecos y que estas se encaminen a garantizar la paz y el orden público.

Cambiados los papeles, el discurso evidentemente es distinto entre quienes ganan o pierden espacios. 2019 será de choque entre PAN y Morena mientras que el PRI debe analizar si se queda como “El Chinito” o si da su brazo a torcer con los jefes federales o estatales.

OTROSI:  ¿Lunes próximo, primer semana de logros o lentitudes municipales? Es solamente pregunta…

8 pendientes…

Correo: jeleazarmedia@gmail.com        Twitter.- @eldebateequis