20 SEPTIEMBRE 2018
Leonel Durante López

 

 

*Eduardo Ramírez clave para el “juicio político contra su jefe

*A Guirao Aguilar, tocarlo ni con el pétalo de una rosa

*Se fue la peor de las legislaturas

*Los aviadores y sindicatos un cáncer a extirpar

 

Como presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales de la Cámara Alta, Eduardo Ramírez Aguilar será clave para llevar a juicio político a su todavía jefe Manuel Velasco Coello, compañero de bancada con licencia, mientras acaba de saquear los recursos públicos del Estado de Chiapas, una solicitud de los chiapanecos, sino la mayoría, una buena parte que está harta con esa clase política que empobreció, utilizó y se benefició del estado.

Diversas organizaciones aglutinadas en el Frente Chiapaneco contra la Corrupción a través del entonces legislador federal por MORENA, Guillermo Rafael Santiago Rodríguez juntaron una serie de pruebas de la corrupción e impunidad contra Manuel Velasco Coello, responsable del origen de la rapacidad en la administración de los recursos, que dio como resultado que Chiapas se encuentre en los últimos lugares de desarrollo social, analfabetismo, pobreza laboral, hambre y miseria.

De aquella gira por el interior del estado, realizada por el ex diputado federal, Guillermo Santiago, denominada la “Gran Robadera”, tuvo sus logros porque se logró que la solicitud de juicio político contra el peor gobernador que ha tenido Chiapas, fuera aceptada en comisiones, y a la fecha, según tengo entendido se está solicitando mayor información de los excesos de Manuel Velasco, de sus familiares, así como de sus más cercanos colaboradores, pues la petición pudiera tener efectos y revivirla en los próximos meses.

El senador y cuasi gobernador de Chiapas se dice comprometido con la  Cuarta Transformación, ojala sea cierto, no solo sea uno de sus pobres y manipuladores discursos políticos, y sostiene que trabajará de la mano con todas las fracciones parlamentarias para impulsar una agenda legislativa que tenga presente, al pueblo de México, sobre todo a Chiapas.

Bueno pues aquí el famoso ex jaguar negro, que agarró mala fama, bajaron sus bonos políticos y su desprestigio lo desarmó y quedó al margen de la candidatura al gobierno del estado, debe demostrar de que esta hecho, si sigue siendo comparsa de su todavía jefe Manuel Velasco, le sigue siendo fiel como un perro sin dueño, o demuestra que tiene carácter llevando a juicio político al gobernador sustituto o cava su tumba, porque los chiapanecos no queremos más simulaciones, sino justicia.

La Comisión de Puntos Constitucionales del Senado no nomas consiste en sacar adelante reformas o pronunciar discursos políticos en la tribuna, sino como representantes del pueblo, ahora están comprometidos con este y por tal tienen que cumplir, y más hoy que nuevamente tiene en la mente buscar la gubernatura, sino nos hace justicia metiendo a la cárcel al tutor del flagelo de la corrupción e impunidad y de esa elite política mezquina, que mantiene postrada social, económica y culturalmente a los chiapanecos, pues mejor que se dedique a otra cosa.

El hartazgo de la sociedad chiapaneca es por esa elite política enquistada en la mafia del poder, que ha invadido todas las esferas de este poder, quebrantando el estado de derecho al desaparecer las fronteras de la división de los poderes, creando a su conveniencia un poder monolítico que tiene como único “líder”, al gobernador del estado, soslayando la rectoría de la constitución que manda el equilibrio de poderes y la prevalencia constitucional y el mandato del pueblo a través de la democracia.

Por ello, Ramírez no debe cantar victoria, pues presidir la Comisión de la cual se jacta, no se trata de un día de campo o de un escaparate más para subirse a una nueva candidatura, aquí o da respuestas y soluciones claras y convincentes como lo le exigen los ciudadanos o se quedará nuevamente con las ganas, como ocurrió en el proceso electoral reciente.

Es decir, el juicio político contra su aun patrón será que lo catapulte al estrellato o lo entierre de nueva cuenta.

 

Las autoridades protegen al compare y amigo del gobernador

         

Luego de la trágica muerte de nuestro compañero periodista Mario Leonel Gómez Sánchez, victimado por la mafia del poder el pasado 21 del presente mes, durante la marcha que realizamos del Parque Bicentenario al “Muro de los Lamentos”, en lo que fue convertido por el gobierno de Manuel Velasco Coello, la solicitud de la mayoría de los periodista fue que la Fiscalía General del Estado, buscara un “chivo expiatorio”.

Incluso durante la reunión que sostuvo el fiscal Raciel López Salazar con la comisión conformada por Gaspar Romero, Ángel Mario Ksheratto, Vinicio Portela, Isaín Mandujano, Gabriela Coutiño e Itzel Grajales, se le hizo sabe la preocupación del gremio por buscar una salida como es la de un “chivo expiatorio.

A Raciel se le exhorto a no descartar otras líneas de investigación sobre el asesinato de Mario Gómez; de modo que citarán a declarar incluso al ex diputado federal Leonardo Rafael Guirao Aguilar, por ser una de las personas que destacan en la denuncia que presentó el periodista en 2016, y a pesar de que en ese momento se habría solucionado el conflicto entre las dos partes.

Es decir, el ex diputado federal del verde, había sido denunciado por la victima que este lo amenazó de muerte, sin embargo, por ser amigo y compadre de Manuel Velasco, se sabe que existen instrucciones para no tocarlo “ni con el pétalo de una rosa”.

De ahí que el fantasma del chivo expiatorio”, vuelve a tomar fuerza, pues nadie cree que el tal Juan David Martínez Trujillo, alias “El Machaca”, con el solo hecho de calificarlo como presunto responsable intelectual, quiere decir que ni a declarar llamarán a Guirao.

Entonces como el resto de los caso de periodistas asesinados en el país, el de Mario Gómez será uno más que este condenado al olvido y al archivo, por lo que su muerte quedará impune.

De tal suerte, la captura de El Machaca, nadie se la cree que sea el autor intelectual del asesinato, sino que en Chiapas el gobierno recurrió al engaño y por lo tanto el caso no será resuelto, por lo que se esperan nuevas movilizaciones, ya que el gremio no quedará satisfecho por los resultados de las supuestas investigaciones.

 

El Alcalde Carlos Morales contra otra mafia en el ayuntamiento

  

El presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez tendrá que hacer llegando a su oficina hacer uso de sus buenos oficios políticos para enfrentar la mala herencia que le deja la administración municipal pasada.

Aviadores y sindicatos, toda una lacra a combatirlos por la vía del derecho, pues son un cáncer que no deben de existir porque le quitan oxígeno al ayuntamiento y en este momento lo que más requiere el municipio es reanimo.

Por ello, los cuatro sindicatos -5 a partir del lunes-, le harán la vida imposible a Carlos Morales Vázquez para someterlo a este modo de corrupción: a través de la negociación de plazas, ventas hasta 180 mil pesos, extorsión y cotos de poder político sobre los 8 mil 300 empleados, entre otros.

Carlos Morales Vázquez tomó una primera decisión de alto nivel, bien a los ojos de sus críticos, porque previo a entrar en funciones les tiró las eternas y millonarias negociaciones a los líderes sindicales.

Mala, porque detrás de cada persona hay una familia y una historia de vida.

La confrontación Castellanos Cal y Mayor-Morales Vázquez vía los sindicatos tiene pronóstico reservado, pero lleva las de ganar el alcalde de Morena, por el factor tiempo a su favor y porque ya era justo y necesario, la liposucción obligatoria a la nómina municipal.

De tal suerte, bien empieza, con mano firme y como dice el dicho: el que avisa no traiciona y en el Ayuntamiento de Tuxtla, las cosas van a tomar otra dimensión, otro derrotero, con un Carlos Morales Vázquez sin compromiso con los líderes sindicales.

Por ello, nomás decirles a los “aviadores” a esos parásitos que cobran sin trabajar: “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar”.

Bien por eso, porque es justo y necesario.

 

Del Montón

La LXVI legislatura local, considerada por diversos medios de comunicación, articulistas y columnistas como la “peor legislatura en Chiapas”, por su entreguismo, servilismo, indignos de ser llamados representantes populares, por su opacidad, traición al estado y obediencia ciega al gobernador Manuel Velasco Coello, al conspirar para confeccionarle un traje a la medida al modificar la constitución, entre otros deslices, se autocalificó –pues no podría de ser de otra forma-, a sus integrantes del Congreso del Estado y de ponerse un diez al hacer un balance “positivo”  en materia de “transparencia” y “finanzas públicas”.

Obvio la actual legislatura no hace referencia en el desvió de recursos que hizo el entonces presidente de la Junta de Coordinación Política y Mesa Directiva del Congreso local Oscar Eduardo Ramírez Aguilar en su capricho por la marcha por la dignidad para lo cual tuvo que desviar recursos millonarios para luchar por la gubernatura del estado, la que finalmente perdió y tuvo que conformarse con la senaduría.

Así también los fondos que desapareció por arte de magia que serían destinados para los desastres naturales, dinero que solo él sabe qué fin tuvieron, pero que le sirvieron de algo, pues ya despacha en una curul desde el senado, en donde se prepara para iniciar una campaña desestabilizadora para que el próximo gobernador no pueda trabajar como Dios manda. Lo bueno que ya se fueron, pero dejaron un mal sabor de boca, pues fue la peor de todas las legislaturas en la historia del Congreso del Estado. * * * Bueno la Concejal Jerónima Toledo Villalobos apareció con los medios de comunicación y créanme, respondió todas las preguntas que le platearon los reporteros, a ninguna rehuyó y eso habló muy bien sobre su manejo y trato a los representantes de los medios. Ehora buena. * * * Eso es todo por hoy, hasta mañana con más de lo mismo.

leoneldurante@gmail.com

http://diariotribunachiapas.com.mx/