Oscar Palacios

03-09-18

 

Enrique Peña Nieto, Presidente extinto de México culmina su mandato  en pulcras reuniones con grupos de moda y atosiga en las pantallas televisivas con los “logros” de su administración. Esto es previo a lo que dirá, que no es mucho y creíble, en su último informe de gobierno. Camina en paz. La tersura en la transición marcha tranquila. Qué sigue para él en el futuro. Quizá un empleo con alguna empresa gringa o tejer entre sombras como lo ha hecho el inefable Carlos Salinas de Gortari.

Por el otro lado del ring, el Presidente electo acapara reflectores. En una constante movilidad—agotadora actividad–, AMLO va de un lado para otros ofreciendo que cumplirá hasta la última promesa de campaña. Hay temas que traen de cabeza a los políticos de siempre y a los neopolíticos que tendrán que demostrar si  son capaces de alejarse de la corrupción. La pérdida de privilegios los trae por la calle de la amargura.

Es claro que EPN y AMLO negociaron. Había que evitar choques y otro “error de diciembre” que llevaría al país a otro caos devaluatorio y lo peor, que AMLO se encontrara con las arcas vacías y no tener para enfrentar lo inmediato. Fue un buen arreglo. AMLO no puede iniciar su gobierno con un choque con los hombres del dinero y los políticos enriquecidos. Le harían la vida de cuadritos.

Muchos comunicadores a nivel nacional y en especial los televisivos, siguen sangrando por la herida al ver volar la chuletaza que les permitió el actual régimen. Son de la cofradía de la posverdad, esos que distorsionan deliberadamente la realidad con la intención de influir en la opinión pública. Chusmean,  o sea, hablan con indiscreción o malicia de alguien o de un asunto. Poco podrán hacer ante la nueva realidad.

AMLO sigue en olor a multitud. La casa de transición en la colonia Roma de la ciudad de México es un hervidero. Lo mismo atiende y baila con los oaxaqueños con su música y su colorido, que recibe a embajadores de Asia en busca de quitarse lo que se pueda de la  infame relación México-EU y peor en estos tiempos en que un desquiciado habita la Casa Blanca.

Hay temas candentes que sin duda generarán los primeros disturbios. El aeropuerto capitalino es uno de ellos. Sólo hay dos caminos: seguir con la construcción o perder una millonada y credibilidad en el ámbito internacional. AMLO tendrá que poner a negociadores de garra para calmar los ánimos encendidos.  Pero hay más: los 43 de Ayotzinapa, los superdelegados federales, la inseguridad y el largo etcétera que todos conocemos. No será tarea fácil…

Pase lo que pase, ahora habrá que esperar lo que sucederá a partir del primero de diciembre. Ahí comienza el tiempo de observancia de la ciudadanía que votó masivamente. Creo que los nuevos aires harán respirar mejor al pueblo mexicano. De la esperanza a la realidad. Ojalá que la mística del futuro gobierno termine con lo que más hiere: la pobreza extrema y eso sólo se logrará acabando con la impunidad. En esas andamos.

Un tema que me parece discutible es la Constitución moral que pretende AMLO. Creo que sería mejor una Constitución ética. La moral ya está aceda en este cibernético mundo, está prostituida o como diría aquel: es un árbol que da moras. Antes las mujeres usaban faldas hasta el tobillo y de pronto llegó la minifalda. Escándalo de la moralina burguesa. En México, el Rock fue tachado de una baile inmoral demoniaco. Era inmoral que un hombre o mujer se casara con alguien de su mismo género. En fin que la sociedad avanza, es cambiante. Sería mejor una Constitución ética porque ahí están los valores sustanciales del ser humano. Digo, es un decir…

Dentro de todo ese panorama se agrega el extraño retorno de de Diana Salazar, perdón, de la maestra milagrosa Elba Esther. Milagrosa porque volvió rejuvenecida, guerrera con discurso tronante que nos aleja de la mujer pretendidamente muy enferma. Vuelve  para la venganza apache. Por ahora hace tenebra en los pasillos oscuros. Trabaja entre las sombras y sólo tiene dos caminos: Silencio o acción de imprevisisibles consecuencias. Ya veremos.

La transformación marcha. ¿Y qué hacen los minipartidos? El PRI pasa de omnipresente—ayer maravilla fui, llorona, y ahora ni sombra soy—a un minipartido que para allegarse recursos—oh ironías de la historia—pasa pasó a promotor deportivo y cultural para financiarse. ¿Qué les parece un encuentro entre los golden boys y las águilas del sur?

CHIAPAS

Chiapas otra vez en el ojo del huracán. El  joven licenciado–¿?—en cosas sin importancia, Manuel Velasco Coello cierra  con broche de oro su atrabiliario mandato con una clara violación institucional. Nada lo detiene. ¿Por qué Peña Nieto lo ha permitido? Hay sospechosismo en esa relación. Tiene tintes de pasión. Sombríos entendimientos. Amores perros. Sólo Dios sabe lo que está pasando, pero Dios es discreto y nada dirá, por lo tanto tendremos que esperar un tiempo para saber del por qué tanta permisividad para este gobernante que resultó el más ratero y atrabiliario.

Y aunque nunca he negado mi simpatía por AMLO, es deprimente verlo al lado de un sujeto como MVC, repudiado por los chiapanecos por su trapacerías. Contradice todo lo que AMLO ha manifestado en contra de los corruptos. Ojalá que tan pronto tome el mando se deslinde de ese tipo de sujetos que más merecerían estar en la cárcel. Si no lo hace, será una mancha para el renovador  que pretende—y es urgente—la cuarta transformación de México. El tiempo, sabio juez, lo dirá…

Y  frente a tanto desfiguro, Rutilio Escandón Cadena, gobernador electo, actúa con discreción. Ojalá que no deje que MVC  imponga a saqueadores como Fernando Castellanos—este espera la senaduría de rebote, después de que– todo indica MVC le dio el golpe traidor a Castañón Jr.–, o Enoc Hernández en su gabinete. Hay mucho chiapaneco prestigiado, honorable, que bien lo harían en la administración. Rutilio trabaja en lo que será su plan de gobierno. Lo correcto es darle el beneficio de la duda y esperar al 8 de diciembre para tener un panorama más claro de lo que vendrá. Entendamos que además, recibirá un estado en quiebra. ¿Optimista? Sí, porque RUECA seguirá, por su bien, la línea lópezobradorista.

José Antonio Molina Farro, premio nacional de economía tiene solidez intelectual y una sobrada experiencia en la función pública. Hoy se le señala como un personaje que labora, con el equipo respectivo, el plan de gobierno 2018-24. Entre las luces y las sombras que todo tenemos, seguramente comenzarán los golpeteos. La madurez y sobriedad de José Antonio se impondrán.

Para documentar nuestro optimismo, diría Monsi, los diputados usurpadores, petendidamenteinditos Pedrero y Rubio siempre serán diputados. La bajeza extrema, otro acto cínico de MVC… Patrocino declarado héroe ambientalista, Ay maestro admirado Miguel Álvarez del Toro, cuantos crímenes se cometen en tu nombre…A Cristina Pacheco la medalla Rosario Castellanos? Muy bien, la dama se lo merece aunque la diputada Ricci no sepa ni quién es …Chiapas con los niveles más altos de precariedad. Gracias MVC.

Esto parece un cuento de nunca acabar. No le bastó a MVC cancelar los premios Chiapas—el gene es cabrón—sino que se burla de los premiados: otra vez ya van tres meses de adeudo de la pensión. El Secretario de Educación dormido en sus laureles. Haga algo. Afecta varias viudas que necesitan de ese dinerillo. Mientras otros estados de la república se iluminan por su vida cultural, es Chiapas es la negación de la negación…y MVC quiere volver para rematarnos.

Y ya con esta me despido: No es justo: los extremopobristas, pobres y clase media en decadencia somos el partido de los jodidos ¿y saben qué? Somos discriminadores. Ver para creer