Ojalá que el presidente electo de México pueda lograr con dignidad y justicia hacer respetar los derechos humanos de los migrantes: Blanco Urbina

*La Ley migratoria no se aplica en México, sólo es una política de “simulación”, aseguró el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Chiapas (ONG)

  

Tuxtla Gutiérrez, Chis., 27 AGO.-La Ley migratoria no se aplica en México, de ahí el constante problema de violación de los derechos humanos de los migrantes centroamericanos, porque la ley no aplica, en virtud de la “política de simulación” hacia la protección de los indocumentados que necesariamente tienen que atravesar nuestro territorio para alcanzar el “sueño americano”, lo que se convierte en un viacrucis por la situación de terror que experimentan con la policías mexicana, entre ellas, la de Migración.

A unas horas de iniciar el primer encuentro entre el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador con el mandatario de Guatemala, Jimmy Morales, embajadores y cónsules centroamericanos en México y Chiapas, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Chiapas, -ONG-, José Manuel Blanco Urbina, hizo votos porque en la reunión de este martes sea la oportunidad para que el próximo presidente de México, con el presidente de Guatemala, Jimmy Morales pudieran aterrizar que las leyes que tenemos en Guatemala y en México sean aplicadas en defensa de los migrantes.

En entrevista, Blanco Urbina se refirió al abuso de todas las policías que operan en el estado, sean estas federales, estatales, municipales y migratorias, es el “pan nuestro de cada día”, hacia los indocumentados que proceden de diversos países del istmo centroamericano.

Constantemente somos testigo de las violaciones a sus derechos, no solo por parte de los elementos del Instituto Nacional de Migración (INM) -que son los encargados de vigilar la aplicación de esa ley-, del abuso en la materia en el cual  son violentados los derechos humanos de los migrantes, sostuvo Blanco Urbina.

Dijo que el migrante no salen de sus países: Guatemala, Honduras y El Salvador por su gusto, sino por diversas situaciones económicas, amenazas, de riesgo y que aquí en México lo que hace el gobierno es hacer creer  que se protegen sus derechos, lo cual, aseguró es totalmente falso.

La Ley de Migración es resultado de la exigencia de muchas organizaciones civiles que hemos luchado por mucho tiempo, en muchos espacios y en muchos foros para la protección de los derechos humanos de los migrantes, sin embargo, a pesar de existir, es ignorada por nuestras autoridades, reiteró.

Consideró que tenemos una ley buena, perfectible, no muy buena pero tenerla ya es un avance para la protección de los derechos de los migrantes, pero desgraciadamente aquí en México no se aplica. Tenemos un estado de derecho en defensa de los derechos humanos de los migrantes, pero lamentablemente no se aplica, indicó.

José Manuel Blanco añadió más bien pareciera que la ley en México no es para proteger los derechos humanos de los migrantes, sino de desalentar o atemorizar a los migrantes, para no llegar a los Estados Unidos, más bien parece que México ayuda al vecino país del norte a hacer que los migrantes no lleguen a su destino y que sea México en donde se frene su avance.

Por ello dijo que este es el momento en que ambos, el presidente electo de México y el presidente de Guatemala despejen sus dudas con respecto al tema migratorio durante su primer encuentro y de ahí  construir una nueva etapa en las relaciones internacionales,  que pasa por estar “atentos al norte pero no desatender a los países vecinos y hermanos de Centro y Sudamérica”.

Consideró que aquí se debe plantear que el próximo gobierno lleve a cabo una política migratoria más efectiva y humana en favor de los migrantes, porque lo que había dado a conocer este gobierno fue la militarización de la frontera sur, y se puso en práctica un plan que ha endurecido el ingreso de los migrantes hacia México, ha endurecido la política migratoria que ha impedido el paso de los migrantes a México y de la misma forma ha repatriado a miles de indocumentados hacia sus países de origen, lo que quiere decir que en si la política migratoria de nuestro país es para beneficiar a los Estados Unidos.

Aseguró que se trata de una política nacional en la cual están de acuerdo con Estados Unidos al endurecer el flujo migratorio por parte del presidente Enrique Peña Nieto, en la cual nosotros, política que siempre ha estado presente, porque la frontera sur ha sido una base de control, que debido a la demanda es difícil que las autoridades migratorias de México logren hacer que los centroamericanos cumplan el “sueño americano”.

Esa política tiene que cambiar y muchos tendrán que hacer el presidente electo de México junto con el presidente de Guatemala y con el respaldo del resto de los presidentes de la región, expuso.

Recordó que por las políticas humanitarias de México, era considerado por los países del área, como el Hermano mayor”, podíamos transitar por esos países con paz y tranquilidad, hoy ya no, por los abusos de las políticas, las violaciones a sus derechos humanos, por el endurecimiento y el trato inhumano a sus connacionales.

Es decir, señaló, todas las políticas que operan en México, desde luego la migratoria, ven en un migrante un signo de pesos, por lo que abusas y violan sus derechos, y aun con ese temor, los migrantes se arriesgan atravesar el territorio mexicano en su afán de alcanzar el “American Dream”.

Un caso muy reciente, expuso fue el supuesto secuestro de los 26 migrantes supuestamente por bandas de traficantes, sin embargo admitió que entre los secuestradores se haya involucrado para de la policía y de migración.

Porque hasta hoy Chiapas se manifiesta como protector de los migrantes, cuando ha sido este quien se ha portado indiferente cuando éstos están indefensos y amenazados por las propias leyes mexicanas, condenó.

Resaltó la labor humanitaria que llevan a cabo en el estado, en Oaxaca y otros estados del país organismos no gubernamentales de derechos humanos, porque son quienes verdaderamente los apoyan cuando están en situación de indefensión, estas suplen la ausencia de las autoridades.

Nuestra comisión de derechos humanos hace esa labor humanitaria, a través de foros a nivel internacional con abogados de México y Centroamérica para tratar el tema, de donde surgió la ley de migración, que es buena pero no se aplica en el país.

Hay muchas expectativas de la reunión, que no quede en un siempre saludo o un abrazo de bienvenida, sino aterrizar una verdadera política migratoria, no de simulación, sino la del respecto a los derechos humanos en la cual participemos los organismos no gubernamentales, que el único compromiso que tenemos  es la defensa de los derechos humanos de los ,migrantes.

Ojalá que el presidente electo de México puedan lograr el respeto con dignidad y justicia el respeto de los derechos humanos de los migrantes, concluyó Blanco Urbina.

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2018