+ Ilegalidad y desorden electoral…

+ Chiapas, rumbo a la desgracia…

+ Comentarios al Margen…

 

Ruperto Portela Alvarado.

 

CHIAPAS EN LA CONFUSIÓN Y EL FRAUDE…

         No debería, pero la percepción social lleva a pensar que en el desorden político-electoral provocado por el gobernador MANUEL VELASCO COELLO en un afán desmedido de imponer a su sucesor, hay tufo de posible fraude y “mano negra” en la jornada comicial del próximo domingo 1º de julio.

Lo que parecía una simple imposición del candidato “oficial” ROBERTO ALBORES GLEASON desde las oficinas centrales del PRI en la Ciudad de México con la aprobación del Presidente ENRIQUE PEÑA NIETO y consecuentemente de la banda local que comanda MANUEL VELASCO COELLO, se convirtió en una disputa de intereses que llevaron al sacrificio del principal “alfil”y su camarilla priísta.

“El Diablito” ALBORES se erigió en el centro de la disputa y en el elegido por los Dioses del Olimpo capitalino, mientras que en el ámbito terrenal chiapaneco, se fraguaba una“traición” a los acuerdos, para desbaratar la alianza que se había firmado en la Ciudad de México y que supuestamente repercutiría aquí con la llamada “Todos por Chiapas”.

El partido Verde  que en Chiapas mangoneaba el otrora “todopoderoso” presidente del Congreso del Estado, OSCAR EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR, por órdenes y disposición del “Jefe Máximo”, MANUEL VELASCO COELLO, se inconformaron contra la candidatura de ALBORES GLEASON y la imposición hecha por el entonces dirigente del PRI, ENRIQUE OCHOA REZA; lamano dictatorial de LUIS VIDEGARAY CASO y la operación de AURELIO NUÑO MAYER. Así se creó el “Movimiento por la Dignidad de Chiapas” que al final de cuentas fracasó.

RAMÍREZ AGUILAR movió mar y tierra, pero al final fue abandonado a su suerte cuando el GÜERO VELASCO decidió que sus partidos; el Verde Ecologista, Mover a Chiapas y Chiapas Unido fueran en alianza con el PRI y PANAL. Más tarde provocó un cisma  en esa alianza “Todos por Chiapas” y retiró sus fuerzas política para dar entrada a un “quinto candidato” en la persona del alcalde con licencia, LUIS FERNANDO CASTELLANOS CAL Y MAYOR.

Antes de eso, toda la carga económica, política y estructura del Estado se había dado al candidato de MORENA al gobierno de Chiapas, RUTILIO CRUZ ESCANDÓN CADENAS, en una negociación más, donde entraron EDUARDO RAMÍREZ AGUILAR y SASIL DORA LUZ DE LEÓN VILLARD como candidatos a senadores por el “Peje-Partido”. Pero con la inclusión del “quinto elemento”, FERNANDO CASTELLANOS, los vientos cambiaron para el “Rutilante” RUTILIO.

Esta es una historia de traiciones, confusión y violación a la Ley Electoral provocada por el gobernador MANUEL VELASCO COELLO que el mismo Instituto Electoral y Participación Ciudadana presidido por OSWALDO CHACÓN ROJAS, permitió en un acto de genuflexión y falto de autoridad, devolviendo el recelo social al árbitro electoral que se tuvo en los comicios de 2015.

Pero los actos de desinformación, desorden, ilegalidad en el proceso electoral 2018 no terminan. Desde la semana pasada se corrió el rumor de la declinación de FERNANDO CASTELLANOS, candidato de la alianza “La Fuerza de Chiapas” en favor del abanderado de MORENA, RUTILIO CRUZ ESCANDÓN CADENAS; inclusive se dijo, que “le habían ordenado a FERNANDO” suspender diversos actos proselitistas programados para los últimos días de campaña, incluido el de cierre que este miércoles tenía en el estadio Víctor Manuel Reyna.

Ahora no se sabe a ciencia cierta quien es el candidato del gobernador MANUEL VELASCO COELLO, suponiendo que ya “El Diablito” ALBORES GLEASON “cayó de su gracia”; que FERNANDO CASTELLANOS y su coordinador de campaña, ENOC HERNÁNDEZ CRUZ –líder moral de Mover a Chiapas—andan promoviendo el voto a favor de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, mientras que este candidato presidencial de MORENA, pide a sus seguidores votar en “Operación 6 de 6”, o sea, presidente, gobernador, senadores, diputados federales, locales y presidentes municipales a favor de sus candidatos.

Ante ese autoritarismo ramplón demostrado por el GÜERO VELASCO, persiste la confusión a la que han contribuido los Consejeros Ciudadanos del IEPC y su Consejo General que han permitido toda suerte de intromisión del gobernador en el proceso electoral, ya de antemano viciado y descalificado…

 

     RUTILIO ESCANDÓN, PÉSIMO CANDIDATO…

         La desgracia sigue a los chiapanecos como una jettatura desde su nacimiento como Estado o quizá antes de separarse de la capitanía de Guatemala. Hay una frase que dice: “tan lejos del centro y tan cerca de Centroamérica”. Seguramente sí, porque Chiapas ha sido una entidad rezagada, abandonada por el gobierno central y la rapiña de sus gobernantes.

El rezago social, económico y usado como “laboratorio” de la federación  en términos políticos electorales, ha marcado la diferencia con el resto del país. Somos los primeros lugares en atraso educativo, salud, empleo y desarrollo industrial. Mucho de eso se lo debemos a los gobernantes que se han servido antes de servir al pueblo.

También el cacicazgo ha sido distintivo en los gobiernos de Chiapas y en pleno siglo XXI, siguen siendo las mismas familias las que ostentan y mantienen cerrado el poder. Las decisiones que atañen a Chiapas y los chiapanecos provienen del centro del país y acá los gobernadores se han convertido en simples delegados del Gobierno Federal.

Por eso insisto, desde la perspectiva de que Chiapas es un desorden y que desde que tengo conocimiento de la misma hace 42 años, cuando llegué al Estado un 7 de junio de 1976, he logrado percibir que a la entidad y los chiapanecos le haya ido muy mal. Yo voy en el barco y me preocupa la situación que priva entre quienes vivimos aquí y su precaria situación.

MANUEL VELASCO SUÁREZ, un prominente médico neurocirujano, llegó a ser gobernador de Chiapas por “la mano agradecida” del Presidente LUIS ECHEVERRÍA ÁLVAREZ y JORGE DE LA VEGA DOMÍNGUEZ con el aval de JOSÉ LÓPEZ PORTILLO. De ahí vino una cauda de interinatos que propiciaron el estancamiento de los estatus sociales y económicos de los chiapanecos que ya eran rezagos y atrasos históricos.

El año 2000 pone a Chiapas en una nueva dinámica de gobernadores sin pretensiones desarrollistas como PABLO ABANER SALAZAR MENDIGUCHÍA y su sucesor JUAN JOSÉ SABINES GUERRERO a quien se le culpa del extenuante endeudamiento por más de 40 mil millones de pesos por los que se pagan 2 mil millones de pesos anuales por el servicio de la deuda. La corrupción fue parte de esas administraciones que vino a coronar el actual gobernador, MANUEL VELASCO COELLO en un acto de indolencia e ignorancia administrativa.

Ahora estamos ante la disyuntiva de “elegir” a un gobernador entre cinco aspirantes que se disputan “no el privilegio de servir”, sino el de servirse, como se observa en sus antecedentes. Por eso la desgracia persigue a Chiapas y los chiapanecos si los votos prefirieran a RUTILIO CRUZ ESCANDÓN CADENAS, pues sería una versión más de la corrupción y de la rapiña que ha permeado en las últimas administraciones estatales.

Claro, RUTILIO ESCANDÓN es un pésimo candidato; un oportunista, negligente funcionario de la administración de justicia y destacado integrante de la “mafia del poder” a la que hace referencia precisamente quien lo impulsa en su aspiración gubernamental, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ SALAZAR y el que lo financia, MANUEL VELASCO COELLO.

La desgracia estaba prevista con un heredero del poder que hoy es candidato oficial de la federación, ROBERTO ALBORES GLEASON. El “Hijo de Satanás” ROBERTO ALBORES GUILLÉN, ex gobernador de Chiapas, es una oferta sin sustento. También ha demostrado ser un incipiente político con poca experiencia administrativa y la que tiene, es parte del fracaso que exhibe.

LUIS FERNANDO CASTELLANOS CAL Y MAYOR es un joven político que todavía no tiene los tamaños para dirigir el destino de los chiapanecos. Chiapas es un Estado con demasiados problemas e infinidad de conflictos que rebasan la capacidad que pudiera tener el alcalde con licencia de Tuxtla Gutiérrez y ex diputado local. Puedo decir que CASTELLANOS es una invención de  su amigo y “hermano que no tuvo”, MANUEL VELASCO COELLO.

Es el caso del candidato independiente, JESÚS ALEJO ORANTES RUIZ, quien de dirigente de los cañeros chiapanecos por más de 25 años pegado a las siglas de la CNC, deja mucho que desear desde su léxico. Poco entiende de la administración pública aunque presuma de “empresario exitoso”. La gubernatura de Chiapas está demasiado grande para su preparación, pues como diputado local dos veces, no puede ser su mejor presentación.

Queda la opción de JOSÉ ANTONIO AGUILAR BODEGAS, quien busca por segunda ocasión la gubernatura de Chiapas, desligado del cordón umbilical del círculo del poder verde, al que también sirvió como Secretario del Campo. Su experiencia de más de cuarenta años en la política local y nacional, lo califica como el más idóneo, apto y capaz para ocupar el cargo de Gobernador del Estado, del que se le privó fraudulentamente en el 2006.

Los comicios de este domingo 1º de julio de 2018, podrían ser el parteaguas en la definición del destino a seguir de los chiapanecos y el desarrollo integral de Chiapas, porque las últimas tres experiencias de gobernadores, han dejado una estela de insatisfacciones, frustraciones en la sociedad, así como de corrupción, rapiña e impunidad. Porque el ejemplo más cercano a todo eso es MANUEL VELASCO COELLO, a quien “le quedó grande la yegua”…

 

 COMENTARIOS AL MARGEN…

         “Quedará para siempre en la conciencia de los chiapanecos, su voto, la venta de su conciencia y la elección de otro sátrapa que venga a poner el último clavo al ataúd del Estado de Chiapas”…

Se acabó el mecate…Y ES TODO…

Para comentarios, quejas y mentadas: rupertoportela@gmail.com

MIEMBRO DE LA ASOCIACIÓN DE COLUMNISTAS CHIAPANECOS. A. C.