19 JUNIO 2018

 Leonel Durante López

 

 

*Dejad que los chiapanecos elijan con libertad

*Guerra de encuestas Enoc vs Rutilio

*Privatización del agua, negocio de Peña Nieto

 

El político tapachulteco Oscar Alvarado Cook habló del “cochinero” en que ha convertido el proceso electoral 2018 el gobernador Manuel Velasco Coello, quien su afán de “salvar el pellejo” para no ir a la cárcel, ha tomado en sus manos el manejo de las elecciones, al grado de imponer en los partidos políticos, desde candidatos a gobernador hasta presidentes municipales.

Asegura Oscar Alvarado que lo que hoy está haciendo Manuel Velasco no tiene nombre; es una irresponsabilidad de su parte porque debe dejar a los chiapanecos elijamos a nuestros representantes con suma libertad.

Que Manuel Velasco saque las manos de la elección, que deje de tirar el dinero de los chiapanecos a la basura para comprar candidatos y candidaturas a los partidos políticos.

Velasco ya se metió en MORENA, en el PRI y está cometiendo una atrocidad y de las elecciones una asquerosidad, que merece la reprobación de toda la sociedad chiapaneca.

Yo como chiapaneco le digo a Manuel, qué le pasa, se enfermó. Se apoderó de MORENA, traicionó a Enrique Peña Nieto, se apoderó de las senadurías y diputaciones del PRI, ahora ya impuso otro candidato a la gubernatura Fernando Castellanos por el PVEM con sus partidos satélites Mover a Chiapas y Unidos por Chiapas, partidos paleros que viven a expensas de los chiapanecos, lo que es muy lamentable, deprimente y nocivo para la ínfima democracia en el estado.

Otra acción imperdonable que los chiapanecos no asimilamos es el hecho de comprar a Andrés Manuel López Obrador la candidatura de MORENA para Rutilio Escandón Cadenas es una ofensa para el estado y los chiapanecos, porque es un tipo corrupto en el grado superlativo.

Como es posible que el candidato a la presidencia de la república, Andrés Manuel López Obrador que se dice el mesías de la honestidad, haya permitido que Manuel Velasco se metiera hasta las entrañas de MORENA para manosear la elección, cuántos millones de pesos nos costó a los chiapanecos este capricho más de Manuel Velasco, se preguntó el también notario público.

También criticó el hecho que el güero Velasco haya impuesto en MORENA al exlíder del PVEM, Eduardo Ramírez Aguilar, quien durante seis años de campaña ha gastado dinero de los chiapanecos por más de tres mil millones de pesos, es inaudito, porque es dinero público y federal que ha robado el otrora “jaguar negro”. No es posible que un partido como MORENA, que se dice incorruptible sea un instrumento de la corrupción utilizado aquí por la mafia del poder.

Finalmente y con respeto Alvarado Cook se dirigió a los costeños para que este 1 de Julio próximo voten por José Antonio Aguilar Bodegas, que le den su confianza para ser el primer gobernador costeño, porque ya basta que conejos coletos y comitecos nos vengan a escupirnos, engañarnos y saquearnos.

José Antonio es un hombre muy maduro, con experiencia y madurez política, ya lo demostró en el debate, denle su confianza porque existe la seguridad que será un buen gobernador, que hará la diferencia de los tres últimos que han saqueado y empobrecido al estado, concluyó el también ex priista.

 

Un delincuente electoral manipula las elecciones

 

Desde que Fernando Castellanos Cal y Mayor se registró como candidato al gobierno del estado bajo el respaldo de los partidos PVEM y sus satélites Mover a Chiapas y Chiapas Unidos, el vocero de este Enoc Hernández Cruz y Rutilio Escandón Cadenas de MORENA iniciaron una guerra de encuestas en donde cada uno engañan al electorado diciendo que encabezan las preferencias electorales y para ello se sustentan encuestas “patito” en la que el que “paga manda”.

Las encuestan que aseguran encabezar solo están en sus mentes, pero cada uno se puede decir que no gozan de la simpatía del electorado, por el hartazgo social por el mal gobierno de Manuel Velasco y por ser este quien impuso en los partidos PVEM, PPMCH y PUCH, no gozan de la simpatía de los chiapanecos, porque apoyarlos es dar continuidad a la corrupción e impunidad y saqueo de los tres últimos gobiernos.

Como en todo proceso electoral se ponen en duda los resultados que arrojan las encuestas de preferencia electoral pues la mayoría  no tienen sustento, pues el que paga manda, por ello se dice que las encuestadoras se han prostituido pues se venden al mejor postor, pero la realidad es que las elecciones no se ganan con encuestas sino con votos.

Por ello, se critica a la autoridad en la materia por no hacer nada para impedir que se divulguen algunas de éstas que discrepan notablemente de la mayoría y, todavía peor, que quedan muy alejadas de las cifras arrojadas por los cómputos de los votos el día de la jornada electoral.

Llama la atención lo que asegura el vocero Enoc cuando indica que su candidato se perfila para ganar con 100 a 200 mil votos de diferencia, ha de tener una bola de cristal y le ha de estar hablando a la oreja el Nostradamus de Tapachula.

El otro enviciado con las encuestas es Rutilio Escandón que aun con todo el desprestigio que se carga, asegura que va punteando porque se basa en la fuerza de AMLO, y pone oídos sordos a lo que gritan las multitudes: López Obrador “SI”, Rutilio “NO”.

Es la guerra de encuestas entre estos dos aspirantes, que llevan consigo la guerra sucia, por ello no tienen proyecto ni discurso, pues tienen confianza en que la elección la van a ganar comprando votos, regalando despensas y dinero a los más pobres, pero lo más preocupante es que saben que quien los hizo candidato también comprará la elección, así vaya de por medio la tranquilidad y paz social en el estado, de ahí el riesgo por estar en manos de un delincuente electoral que se llama Manuel Velasco Coello.

 

Mientras veíamos el fút, nos madrugaron

 

Madruguete cuando una mayoría de la sociedad mexicana se encuentra entretenida en las campañas electorales, en los debates entre aspirantes presidenciales, como enajenados viendo los partidos de fútbol del Mundial Rusia 2018, los mexicanos estamos como anestesiados pasando desapercibidos asuntos esenciales como es el destino de las aguas nacionales.

Así como si estuviéramos bajo el efecto del cloroformo, entretenidos en las campañas electorales y en el Mundial, el presidente Enrique Peña Nieto utilizó la figura legal de los decretos para modificar el estatuto de las vedas existentes sobre 40 por ciento de las cuencas del país, que contienen 55 por ciento de las aguas superficiales de la nación.

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente el pasado 5 de junio, Peña Nieto anunció la firma de diez decretos que modificaron un estatus de veda que existía sobre 300 cuencas hidrológicas de las 756 que existen en el país. En ese 40 por ciento de las cuencas escurre 55 por ciento de las aguas superficiales del país.

Como delincuente y con el mayor sigilo el presidente Enrique Peña Nieto dijo si -vía de una nueva ley-, el gran negocio último negocio del agua, pero que debía hacerse mediante decreto presidencial.

Aunque el vocero del gobierno de Peña Nieto, Eduardo Sánchez haya salido al paso y decir que es falso que se intente privatizar el agua, sino que se busca garantizar su abasto para las siguientes generaciones, son puras patrañas.

La realidad es la siguiente, que el que el pasado miércoles 6, en el Diario Oficial de la Federación, Peña Nieto firmó un decreto que autoriza el “reordenamiento” de 295 de un total de 757 cuencas hídricas del país, que representan el 55% de las aguas superficiales. Que dirá a todo esto López Obrador, parará este infame negocio para favorecer a las empresas refresqueras y cerveceras o se hará cómplice.

 

Del Montón

 

De acuerdo a con la información de (apro), quizá el máximo orgullo del empresario Ricardo Salinas Pliego es el programa de las Orquestas Infantiles y Juveniles de TV Azteca que es presentado como un “modelo” de intervención filantrópica-empresarial. No es así. Es, en realidad, un programa privado que año con año se alimenta de cientos de millones de pesos de recursos públicos que provienen del Congreso, de secretarías de Estado, de empresas públicas, de más de 20 gobiernos estatales y de un puñado de municipios. Una exhaustiva investigación de Quinto Elemento Lab desarrollada durante ocho meses, con decenas de peticiones de acceso a la información al gobierno federal, a la Secretaría de Cultura, a los 32 gobiernos estatales y a decenas de municipios, así como una revisión de los reportes entregados por la Fundación Azteca a las autoridades hacendarias, muestra que el programa insignia de TV Azteca no existiría sin dinero público. Las donaciones y aportaciones hechas durante una década por los gobiernos y el Congreso a la Fundación TV Azteca suman al menos mil 700 millones de pesos y han corrido a la par de un drástico recorte al presupuesto público destinado a la cultura. “Una filantropía a la inversa: el gobierno subsidia al empresario. Es un fraude al Estado”. * * * Eso es todo por hoy, hasta mañana con más de lo mismo.

leoneldurante@gmail.com

http://diariotribunachiapas.com.mx/