¿Incertidumbre distractora?

 

 

Ángel Mario Ksheratto

 

 

Es bueno, de vez en cuando, preguntarse si vale la pena opinar sobre el proceso electoral en curso, principalmente el chiapaneco, que es el que verdaderamente nos interesa. El federal, gane quien gane, de todas formas va a mantener a Chiapas al margen del desarrollo y progreso; con que no nos fastidie el futuro presidente, estaremos bien.

Debemos ser francos: en torno al muladar electoral, originado por inconsistencias, incongruencias y múltiples intereses mezquinos, los directamente involucrados, son mucho más que indiferentes. Si la ley, que se supone, deben ponderar para mantener el Estado de Derecho, es olímpicamente ignorada, la opinión ciudadana, les tiene sin cuidado.

Es evidente el abuso de poder de quienes han ensuciado el proceso electoral doméstico. Su más alto interés va más allá de los excesos que recurrentemente, escuchamos que cometen algunos de los actuales dictadores en el mundo. Nicolás Maduro, en Venezuela y Daniel Ortega, en Nicaragua, son niñatos frente a la monstruosidad que en Chiapas, se viene cometiendo en contra de la enclenque democracia.

De entrada, ninguno de los candidatos está libre de culpa en cuanto a sus respectivas nominaciones y tampoco están a salvo de sospechas, por su participación en la administración de la que no pueden o no quieren deslindarse.

Ello ha generado una campaña gris, carente de propuestas salvables, construibles. Lo vimos en el primer debate; ninguno de los cuatro, otorgó calificación alguna a quien deberán suceder. El silencio, mata. Y esa noche, mató cualquier esperanza de justicia, de persecución legal contra quienes, para protegerse, han llevado el proceso electoral a la bancarrota moral y democrática.

Los últimos jugueteos, son reveladores; preocupantes. La manipulación de las leyes electorales y la utilización de los órganos electorales para negociar cotos de impunidad para el futuro inmediato, solo se había visto al final del sexenio del exdictador Pablo Abner Salazar, quien impuso un sucesor que no le salió a modo suyo… Terminó en la cárcel.

Hay que decir que en ese perverso juego de intereses, se abarató a la institución que representa el Ejecutivo. Desde casi el inicio del sexenio, se abrieron las compuertas para la sucesión de éste año; en esa pasarela desfilaron los más inverosímiles y destartalados personajes. Desde uno que se hizo llamar “potro”, hasta un megalómano Enoc Hernández Cruz, pasando por un tal Rafael Güirao, que decía haber sido escogido por Dios para gobernar Chiapas y otros, cuya capacidad mental, es de pena.

Un cargo de tan gran relevancia y responsabilidad, no debe exponerse al postor de gente con nula capacidad intelectual. Y menos, de quienes han sido, reiteradamente, acusados de saqueo a las instituciones, desvío de fondos públicos, mal uso de recursos y pésimo desempeño en la administración pública. Es una falta de respeto a los chiapanecos, ofertar tan alto cargo, a gente sin escrúpulos y sin capacidad alguna.

Hoy el proceso electoral, es incierto; a pesar que el árbitro ha sido embestido reiteradamente, éste ha sido factor importante en el equilibrio que, si sigue en esas condiciones, llevará a una ruptura total de la institucionalidad y tendremos, al final, no una elección de Estado, sino una grosera y vulgar imposición que ni Maduro, habría logrado en la convulsionada Venezuela.

¿Tiene solución el asunto? Sí: dejar libre el proceso de manos externas e intereses de grupos de poder. El problema es que no hay la menor intención de permitir una elección libre. En eso, quién sabe si no, el distanciamiento entre MVC y RAG, es fingido… esto, para dar al candidato priísta, el tinte de “opositor” y atraiga los miles de votos de ciudadanos decepcionados con el actual gobierno. Aunque hay versiones distintas, con su dosis de credibilidad.

Mientras tanto, priva la incertidumbre, elemento clave para distraernos del verdadero objetivo que sin duda, motiva la confusión que beneficia a unos cuantos, ávidos de espacios para alimentar la impunidad.

El desaseo electoral, debe llegar, ya, a un fin; Chiapas, no es de unos cuantos. Chiapas es de los chiapanecos y por tanto, no pueden, dos o tres cínicos, apropiarse del derecho de cada uno. Quienes tienen interés porque el proceso electoral se desvíe para beneficiarse de eso, deben tener una sola certeza: que tarde o temprano, habrán de estar en los tribunales, respondiendo por éstos excesos que ponen en riesgo la estabilidad política y social de un estado empobrecido, a causa de políticas fallidas.

No más imposiciones. No más caprichos. No más rabietas. No más abusos. No más excesos. No más burlas.

http://ksheratto.blogspot.com