Oscar Palacios

21-5-18

 

SE dice fácil: cincuenta años. Mayo del 68. Francia en movimiento. El derrumbe de un mito: Charles de Gaulle. La imaginación al poder. Hagamos el amor y no la guerra. Prohibido prohibir. El “Rojo”, Cohn Bendit –¿así se escribe?–apasionada figura del movimiento estudiantil se acelera y ahí sí, simbólicamente ardió París. La juventud frente al autoritarismo. La mística de la revolución cubana y la figura del recientemente asesinado Che Guevara, nutren paredes y mítines. Hagamos posible lo imposible.

En México surgió—como en otros países–, un movimiento similar. La masa estudiantil de la capital de la república sacudió a un sistema autoritario, decadente y soberbio que devino en la noche trágica de Tlateloco. Del sangriento régimen de Díaz Ordaz al presente, cincuenta años después, podemos asumir que existieron matices con aperturas controladas, con signos tibios de democracia, con varias puertas abiertas, con destellos promisorios de que se podía vivir de otra manera. Se habló con más libertad. Hasta ahí. Todo cambió para que todo siguiera estando igual. Lampedusa again.

Cincuenta años de promesas incumplidas, de pobreza extrema y de extrema corrupción e impunidad. En  los doce años de Calderón y Peña batimos record de muertes con más de un cuarto de millón de hombres y mujeres por la incapacidad de sus dirigentes: PRI y PAN igual a Prian—que es lo mismo- de patéticas consecuencias.

Hoy nos encontramos de nuevo frente a una encrucijada. Dejar que nuestro pequeño mundo mexicano se despeñe o atreverse al cambio. Seguir soportando los turbios manejos de los políticos mafiosos y un pequeño grupo de dueños del dinero o abrir los cauces para una regeneración del tejido social. Ya no hay tiempo y es el ahora o nunca o si no, estaremos inmersos en la profecía de García Márquez y seremos un sociedad condenada a otros cien años de soledad sin tener otra  oportunidad sobre la tierra.

El primero de julio es el nuevo día D para la aspiración democrática de los mexicanos. Hay tres aspirantes en juego. Uno destaca en primer término: López Obrador. Anaya lo secunda y el impoluto Meade—omisión también es corrupción—en el tercer sitio. Sólo hay que meditar el voto y decidir. Por el que sea, aunque no debemos olvidar que para cicatrizar nuestras heridas debemos de ser parte del movimiento de regeneración nacional. No hay más, y si lo hay, es más de lo mismo y ya saben cómo nos ha ido.

Por eso hoy, aunque el segundo debate es el tema del día, no voy a abundar. Está claro que cada grupo se dice ganador, como también está claro la guerra sucia contra AMLO, ante la incapacidad de sus adversarios para decir algo nuevo: el qué y el cómo.. Meade aplaudió a Peña y Anaya nos leyó la biblia apócrifa de su profeta Castañeda. Acaso debemos apuntar que AMLO estuvo parco y sostuvo lo ya conocido en su campaña. Anaya, buen polemista, con la demagogia depurada, teatralmente soltó rollo y falsedades y Meade, perdido en el espacio no encuentra la sustancia. Es un consumado priísta que niega serlo y actúa como tal. ¿El Bronco? Bueno, alguien tiene que dar la nota chusca, cantinflesca. Claro, también fue patiño antipeje.. Se fue doña Márgara. Tuvo sus cinco minutos de fama—Warholl dixit—en prensa y TV y se fue al ostracismo de donde nunca debió haber salido. Se vaya con quien se vaya su canasta de votos inexistentes será como la canasta básica de millones de mexicanos: vacía.

Los inmoderadores Leon Krauze y Yuridia, en el papel de Torquemadas. Les ganó el exhibicionismo. Fuera de lugar. Patéticos.

Pero no se preocupen. Ahora que Meade y Anaya pierdan, ya tienen asegurado su futuro—no hablo de sus corruptelas—como escritores. Sus textos serán Best seller. El de Mr. Mid se titulará: Sin título y el de Anaya, El libro fantasma. La historia de Anaya parece interesante. Es la historia de un raterillo de ideas ¿Autobiográfico? El de Meade, es sin título y son puras páginas en blanco.

Javier Lozano, que en realidad es lo enfermo, va de burrada en burrada para decir lo menos. Ahora envió un mensaje criticando la edad e AMLO, vejete le dijo. Los miembros del “Club de los irreversibles”—o sea, los que estamos más cerca del hoyo que de la olla–, nos ofendimos. La experiencia tiene su razón de ser. No es asunto de gerontocracia o efebocracia, sino de percepción de la realidad real, de la ética, de la moderación En fin, que Meade, con Lozano, Fox y Nuño de su lado, está durmiendo con el enemigo.

CHIAPAS

Estuve en la costa chiapaneca, en Las Palmas, Acapetahua, para ser exactos. En temporada de lluvias todo reverdece y el paisaje se renueva. Es todo un espectáculo. No sólo el verde que hasta Lorca envidiaría—Verde que te quiero verde—si no las flores silvestres—y las, digamos, domesticadas que todos conocemos porque quizá la tengamos en casa-. Visité un proyecto  eco-turístico que promueven pescadores de la  comunidad para tener otra alternativa de trabajo frente a la pesca que decae o las tormentas que agitan el mar.

Es un proyecto de carácter social del cual ya les platicaré más adelante. No interviene el gobierno, si no particulares y un grupo de pescadores. La zona tiene los manglares más espectaculares. Son espacios para reconciliarse con la vida. Será para descansar con comodidad y a precios accesibles.

Pues bien, ese paisaje ha sido alterado con los anuncios de los candidatos al gobierno. Albores Gleason es el que más tiene. Se nota que el dinero fluye. Aguilar Bodegas está en plan más discreto y tiene menos. Seguramente porque nació en la región y es conocido y respetado por todos, sin faltar algún adversario local. No necesita más: tiene prestigio y del bueno.

Y mientras Josean camina a pasos agigantados, el priísta Albores se cuelga de medios locales y nacionales gaste y gaste y dice que ni se asusta ni se raja. El desprestigio de su partido y los tejemanejes en lo oscurito en su contra del gober MCV, lo tienen en la sombra negra. El morenista Rutilio sigue en plan de montarse en el ascenso de AMLO y ahí va como alma en pena. Y no es que Rutilio sea el peor, sino que carga con el incomprensible error de que los verdelincuentes,el zanja negra Ramírez y la muñeca de sal, Sasil de León, connotados personajes para la nota roja hayan llegado al morenismo como candidatos al Senado después de decir pestes contra AMLO.

Y ya con esta me despido: Anuncio desclasificado: ¿Dónde se encuentra señor secretario de educación Eduardo Campos Martínez. Debo entregarle unos documentos. Puedo hacérselos llegar a su secretario particular  pero tampoco sé en dónde despacha. Me recuerdan a Elena Garro y su cuento “Andamos huyendo Lola”. Prometo ser discreto y no decirle a los maestros dónde localizarlo. Si por casualidad existe alguien que me lea, por favor, si lo ven, se lo dicen. Ydiay pues.