Oscar Palacios

14-5-18

 

Miren cómo andan las cosas. Según la CNDH, las plagas bíblicas pasaron a la historia, al menos en México. Ahora golpean la inseguridad, la corrupción y la impunidad. Y mientras soportamos esas plagas, todavía tenemos que engullirnos lecciones del docto Peña Nieto sobre a dónde encaminar nuestros pensamientos, nuestras decisiones: Piensen con el cerebro no con las vísceras. ¡Hay turbación en mis pensamientos. ¿El cerebro no es una viscera?

Y por si algo faltara, el comandante en jefe, nos endilga otra perla: la ley chayote. La publicidad oficial irá sólo a la mesa que más aplauda: intelectuales orgánicos, periodistas a modo y etc. Y no importará que las secretarías rebasen lo presupuestado, tal y como lo hizo al incontinente Aurelio Nuño, que  como secretario de educación rebasó los setenta millones programados  para publicidad y se gastó más de 700 millones.

Y mientras mueren candidatos—la muerte es democrática: del pri, pan, prd, etc.—a alcaldes, diputados, alcaldes en funciones, la campaña va. Nada nuevo bajo el sol. La guerra sucia contra “ya saben quién” sube de tono. Las encuestas cuchareadas ya dan el segundo lugar a Mr. Mid. A Anaya le siguen los pasos en España y pronto veremos el golpe para derrumbarlo.

Hay curiosidades. Todos los corifeos hablan en contra de Napo Gómez Urrutia y silencian que el señor Larrea dejó morir a los mineros atrapados en Pasta de Conchos y que contaminó ríos en Sonora y nada hace para limpiarlos. Son los intocables, los verdaderos dueños del país que hacen y deshacen y todo queda en complicidades. Y así quieren más de lo mismo.

Ni duda cabe que hay que darle la oportunidad a AMLO. A los jodidos—Tigre Azcárraga dixit- ya nos rejodieron. Acaso sea López—como lo ningunean sus detractores—una realidad que sacuda la modorra de este país o sea otro más que frustra el sueño de los mexicanos para un mejor vivir. Hay que darle el beneficio de la duda. En la política mexicana no hay que meter las manos al fuego por nadie. Sin embargo, ya sabemos que un Amaya o un MID, sólo están interesados en incluirse en la lista Forbes. Razonen pues, con las tripas si quieren, pero razonen su voto. Tienen algo asi como 46 días. Actuemos en consecuencia…

CHIAPAS

El método Ollendorf, seguramente lo recuerdan, es aquel en que usted pregunta: ¿Qué hora es? Y el interlocutor responde Sí, va a llover. Lo puso en circulación un lingüista alemán. La noche del debate el domingo pasado entre los candidatos al gobierno de Chiapas, estuvo muy presente este método, especialmente en las respuestas de Roberto Albores Guillén (RAG), PRI, Verde, Panal y ¿?– y Rutilio Escandón Cadenas (REC) Morena y anexas. Todo un divertimento.

La manipulación del lenguaje se ha convertido en una característica del ejercicio del poder ya que el que manda—o aspira a–, como decía Humphy Dumphy—también lo había escrito Orwell—impone el significado de las palabras. Lo cierto es que los mensajes políticos cada día están más vacíos  de sentido al punto de no significar nada.

¿Quién ganó el debate? Cada grupo dice que su candidato. Las razones son obvias. Sin embargo, siendo objetivos diremos que quien estuvo más claro en sus planteamientos (decía qué problemas y cómo resolverlos) fue José Antonio Aguilar Bodegas (JAAB) del PAN_PRD_MC. Don Jesús Orantes, el independiente, sólo le dio sabor al caldo con detalles chuscos de campirano entrón y peleonero.

RAG y REC se fueron por peteneras, dirían los españoles, frente a los cuestionamientos de JABB. El primero repitió como perico lo mismo. Actuó como el alumno comportadito de casa que repite la lección. Sacarlo de su esquema lo acalambra: no respondió por qué se dormía en el senado, callo cuando la moderadora le preguntó sobre el destino de los dineros que dijo haber gestionado.

REC, con esa seriedad con la cara de palo del magnífico comediante gringo Buster Keaton, mantuvo una media sonrisa forzada y dale que dale copiando a los dichos de AMLO. Utilizo brillantemente el método Ollendorf—sin conocerlo, claro—y no se atrevió a la calificar del 1 al 10 al nefasto Velasco Coello. Ya no se diga cuando JAAB le presentó un documento de presuntos dinerillos malhabidos. Volvió a ser Keaton.

Don Jesús Alejo me hizo reír y se lo agradecí. No salió del tema de la corrupción y quedó muy claro que no conoce temas como la reforma educativa. Fue un buen aderezo a la ensalada de promesas.

Es claro que no votaría por don Jesús Alejo. Se quedó en aquel tiempo del general Victórico Grajales, quien con desparpajo—aparte de quemar santos—decía: no existe al amor, sólo la brama.

Ustedes se dirán: No nos salgas tú también con el método Ollendorf. ¿Según tú, quién ganó? Bueno, está más claro que el agua, el único que conoce a fondo la problemática de Chiapas en todas sus expresiones: José Antonio Aguilar Bodegas. Los demás, están en su derecho de pensar lo que quieran. Dicen que así es la política…

Después del debate hubo una mesa de análisis. Fue en el programa que bien conduce César Cancino (CCKnews). Rubén Zuarth, representante de RAG llevó acordeón y el lenguaje clásico del priismo demagógico. Zoé Robledo representó a REC. Le tocó bailar con la más fea. Zoé es, sin duda, un buen polemista pero en esta ocasión se esforzó mucho para defender a un REC indefendible. Rodríguez Prats, chucha cuerera, dio sólidos argumentos a favor de JAAB y el buen Dorry—anteayer allá, luego acullá y ahora con el independiente—su lucha hizo. Vamos a ver qué pasa en el segundo debate.

Y a otros temas. También en la lucha por la alcandía tuxtleca las aguas se mueven. Paco Rojas, candidato de PAN, PRD, MC va por la revancha. En las elecciones pasadas él ganó pero Velasco Coello, muy a su estilo, impuso a su compinche Fernando Castellasnos Cal y Mayor en la alcaldía. Duras se las ha de  ver Carlos Penagos Vargas, otro de los consentidos de MVC, verde aspirante.

Dicen los que dicen que al abuelo del gobernador tuvo un accidente. Se los vamos a creer pues. Lo cierto, vox populi, vox dei, que es un pretexto para sacarlo de la jugada política. El abuelo incómodo dijo que su nieto apoya a AMLO. Paco: MCV sacrificó a su abuelo porque no tiene abuela.

Sergio Lobato, a quien le debe al PRI su nueva riqueza—alcalde de SCLC, diputado local y federal, delegado de SEDATU donde dejó cuentas pendientes, ya se siente el cacique taxista. Quería para la familia la candidatura a la alcaldía sancristóbalense. Por ello se le ha ido a la yugular a Edgar Rosales, candidato del PRI a la Presidencia municipal. Así pasan las glorias de este mundo. Su futuro: el ostracismo. Claro, con mucha paga…

Enoc Hernández Cruz, el títere consentido de mamita querida y el gober, continúa en la payasada. No sabemos que pasé después de los cinco días legales para saber si Mover a Chiapas se queda en la alianza o se retira. Más lodo al lodazal. Y no se miden, ahora van contra Oswaldo Chacón, presidente del IEPC, a quien ya le sacaron los trapos al sol para presionarlo. Velasco Coello en el pecado llevará la penitencia

Vaya un recuerdo para la amiga Tina Rodríguez. Fue una mujer que tenía en cuerpo y alma la alegría jarocha. Siempre sonriente, cordial, amable. Acaba de fallecer y lo lamentamos. Sólo nos queda enviar un abrazo solidario a la querida Cande, su hermana, a sus hijos y a René Delios, su compañero de siempre.

Un saludo para el temperamental Ruperto Portela Alvarado, viejo lobo del mar de la comunicación. No congratulamos por la aparición de su libro “Radiografía del periodismo chiapaneco”. Conocemos la buena factura de los textos de RPA, así que esperamos pronto darle una revisada al libro citado. Enhorabuena.

Y ya con esta me despido: El hombre pone, dios dispone y viene Trump y lo descompone.