Sólo Vanas Imaginaciones

Francisco Gómez Maza

 

 

*¿Ya seríamos una economía de pleno empleo!

*Pero la realidad es infame: empleos muy malos

 

En este reino de la fantasía llamado México, donde la imaginación está más loca que una cabra, – el gran Tomás de Aquino, mensajero de Aristóteles, le llamaba “la loca de la casa” -, se insiste en fantasear hasta con los números, producto de una ciencia exacta. y mayormente con la calidad de los números. Lo más loco es que quienes más vuelan imaginariamente son muchos medios de información, que tendrían que trasmitir la pura verdad. La verdad desnuda. No medias verdades. Y menos mentiras.

Y por qué digo que los “informadores”, o mejor dichos propagandistas, fantasean. Fíjense si no. El boletín asegura, como si hubiese sido redactado por un visitante de aquella maravillosa Isla de la Fantasía, paraíso de Ricardo Montalbán (Sr. Roarke) y el pequeño Hervé Villechaize (Tattoo): En lo que va del sexenio de Peña (hasta abril), se han creado 3.6 millones de empleos registrados en el IMSS. El mismo boletín del Instituto reporta que esta institución tiene afiliados a 19 millones 874 mil 106 trabajadores, de los cuales el 85% son empleados permanentes y 15% son eventuales. De 2012 a lo que va de 2018 se han afiliado al Seguro Social 3 millones 579 mil 170 trabajadores, quienes disponen de la atención médica que ofrece el organismo sanitario.

Y dónde demonios están los demás millones, si el IMSS sólo tiene afiliados a 19 millones 874 mil 106 trabajadores. Según los registros del INEGI, la Población Económicamente Activa sumaba en 2017 casi 55 millones de personas, de las cuales estaban (o están) ocupadas, con empleo, unos 53 millones. Y si el IMSS tiene registrados a 20 millones, redondeando, más, menos, dónde quedó el resto, o sea unos 33 millones de presuntos empleados. Qué. ¿Trabajan sin seguro social? Es una gran pregunta, que los magos del INEGI, con toda seguridad, la responderán con fantasiosos argumentos estadísticos. A lo mejor me dirán que son trabajadores por su cuenta, pequeños y micro empresarios, que a su vez crean empleos. Más empleos que los grandes plutócratas que detentan los grandes medios de producción.

Todo un galimatías. Lo importante para estos comunicadores es que los titulares de los periódicos impresos y los de la TV y la Radio destaquen los millones y que también destaquen que, en este sexenio que termina muy mal, con bajísimas calificaciones y hasta reprobado en muchas materias, se crearon más puestos de trabajo que lo que se produjo en los gobiernos panistas.

Y todavía profundizan en lo imaginario: El aumento de la creación de empleos es 2 veces mayor, si se compara con el mismo periodo de la anterior administración, cuando se generaron 1 millón 724 mil 845 trabajos, e incluso supera a los empleos creados en los 12 años completos de las dos administraciones pasadas que, en su conjunto, sumaron 3 millones 517 mil 422.

Pero bueno. Se crearon empleos. Hay unos 20 millones registrados en el IMSS. Quién sabe dónde quedaron los otros 30 y tantos millones parte de la población ocupada de la PEA. Un misterio. Y es gravísimo que no estén inscritos en el seguro social. Una terrible injusticia.

Crear empleos no cuesta al gobierno. Cuesta a los empresarios, sobre todo a los medianos y pequeños. Más que a los grandes. Además, la inmensa mayoría son malos empleos, producto de la avaricia de los patrones, o de la calidad de la economía; de la oferta, y del dejar hacer, dejar pasar de las autoridades del sector laboral.

Los trabajadores, en su inmensa mayoría, están injustamente remunerados. Eso no lo dicen los fantasiosos que presumen de millones de creaturas. Qué puede hacer un dependiente, casado y con hijos, o con un hijo, con un salario de 3,000 pesos al mes… Y hay millones de trabajadores que reciben mucho menos. Sin presente y sin futuro. Puro sudor y explotación.

analisisafondo@gmail.com