Trabajadores de la UNICH acusan al rector de violentar el modelo de educación superior intercultural

*La represión institucional sigue vigente en siglo XXI y el Gobierno de Manuel Velasco Coello no ha atendido ninguna petición de audiencia y menos otorgado solución a la grave problemática por la que atraviesa la institución

 

San Cristóbal de Las Casas, Chis., 13 ABR.-El actual rector Ballardo Eduardo Molina Hernández y sus “profesores investigadores de tiempo completo”, pretenden anular los preceptos las prácticas ancestrales, simbólicas que dan identidad a Chiapas y fomentando la exclusión y racismo colonial, paradójicamente vigente en siglo XXI, violentando así modelo de educación superior intercultural de ejes transversales particulares: la Lengua originaria y la vinculación con la comunidad, denunció el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Intercultural de Chiapas (SUTUNICH).

Manifiesta Comité Ejecutivo Sutunich que la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH), fue creada desde 2005 por exigencia de los pueblos originarios del Estado, pero en el sindicato inició un paro de actividades en dicha institución educativa para hacer respetar el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) vigente.

El viernes 09 de febrero del mismo año, docentes y administrativos fueron con lujo de violencia por la fuerza bruta del estado desalojados, la acción fue encabezada por Karen Anahí Ballinas Hernández, enlace de Gobierno y, el citado rector.

Es contrastante que el pasado 16 de marzo, la Junta de Conciliación y Arbitraje del Estado otorgó el total derecho a huelga por las serias violaciones al CCT, sabiéndose que el Gobierno de Manuel Velasco Coello no ha atendido ninguna petición de audiencia y menos otorgado solución a la grave problemática por la que atraviesa la UNICH, en donde se destacan: Despidos injustificados de 90 profesores y administrativos (incluyendo personal fundador de la Universidad) de trayectoria impecable para la institución educativa.

Actualmente la enlace de Gobierno Karen Anahí Ballinas Hernández y, el rector Molina Hernández en complicidad con el Abogado General Ángel Gabriel Pérez Morales, autorizaron el retorno por segunda ocasión del Secretario Académico Mario Alberto Villanueva Franco (con antecedente de inhabilitación de dos años por el daño causado al erario público de la Universidad Politécnica de Chiapas), la Secretaria Administrativa Zohet Ananí López Domínguez y el Coordinador de Planeación Edgar Ramón Rodríguez Morales mantienen hundida a la institución, recurriendo a  amenazas, engaños, violencia, y corrupción.

A partir de que los mencionados toman la Universidad, comenzaron a realizar una serie de actos irregulares en detrimento del modelo educativo intercultural y la comunidad estudiantil, simulando –junto a sus profesores de tiempo completo- una vida académica inexistente, inscribiendo a quienes reprobaron, abrieron tres grupos de Médico Cirujano, inexistente gestión para la licenciatura en Partería y Obstetricia, realizando exámenes profesionales sin validez, se ha perdido la certificación ISO 9001:2015, recursos de programas federales gastados y justificados con facturas alteradas e informes inventados, cafetería en pésimas condiciones, entre otros.

Estas autoridades de la UNICH con su total indiferencia, cinismo e intransigencia a nombre del Gobierno de Manuel Velasco Coello, han embestido a una Universidad Pública e Intercultural. Es de reconocer que ya hay familias y comunidad, que expresan descontento ante Gobierno Federal. Y que el SUTUNICH, en este marco de conmemoración de los 50 años de 1968, cuenta con respaldo de sindicatos universitarios y organizaciones del país.

El SUTUNICH exige respetuosamente  –como desde hace más de 90 días–  audiencia en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez con el Secretario General de Gobierno para revertir en una mesa de diálogo, la violencia de género, laboral, cultural, estudiantil y a los derechos humanos de estas autoridades que se resguardan con policías vestidos de civil en la UNICH.

Entrañable pueblo de Chiapas y de México, les reiteramos que luchamos por el respeto a la dignidad, la historia y el trabajo construido con esfuerzo y dedicación de todo el personal universitario. Consideramos que la represión policiaca y militar nunca será la salida para solucionar los problemas laborales en las universidades públicas, por lo que pedimos: “no más violencia, alto al acoso, amenazas y hostigamiento hacia las y los trabajadores del Sutunich.

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2018