PRI, PVEM y Panal aprueban #LeyChayote; oposición no logra pararla

 

 

Ciudad de México, 10 ABR (apro).-Con 205 votos de PRI, PVEM y Panal, la Cámara de Diputados aprobó en lo general la Ley General de Comunicación Social, la cual fue calificada como #LeyChayote por parte de la oposición, que apenas logró 168 sufragios. El resto de los legisladores, 127, faltó a la sesión, aunque sí cobra su mensualidad de 149 mil 230 pesos.

#LeyChayote le llamaron Movimiento Ciudadano, PRD y PAN que, junto con Morena, votaron en contra por considerar que se “institucionaliza” la discrecionalidad, se falta a la promoción de la libertad de expresión y se limita el derecho a la información.

Se trata, resumieron, de imponer un “efecto silenciador” a los medios críticos al no incluirlos en el gasto gubernamental y premiar a los locutores que repiten la narrativa oficial.

Rafael Hernández Soriano, diputado del PRD, advirtió que, luego de que la Corte corrigió la plana a la Cámara de Diputados que estaba en falta por no emitir la citada ley, “al irse al fondo del cumplimiento de su mandato”, verá de nuevo que falta al cumplimiento y no se garantiza la libertad de información y derecho a la información.

PRI, Verde y Panal se defendieron y sostuvieron que sí se incluyeron las propuestas de todos los partidos, que la nueva ley sí generará mayor transparencia y sí se respeta la libertad de expresión.

Cuatro diputados hablaron en contra del dictamen: Hernández Soriano (PRD), Jorge Álvarez Máynez (MC) y Alejandro Ojeda y Ernestina Godoy (Morena). Tres a favor: Alejandro Domínguez y Carolina Viggiano (PRI) y Sofia González Torres (PVEM).

Durante la discusión se recordó que, en el gobierno de Felipe Calderón, éste gastó 40 mil millones de pesos en propaganda gubernamental, y Enrique Peña Nieto cerrará con 60 mil millones.

Además, se evidenció que el dinero público, que proviene de los impuestos de los mexicanos, el gobierno lo destinó en 50% a Televisa, a TV Azteca y al diario Excélsior.

“Tan sólo en un año, 2017, se le dieron 6 mil millones de pesos a Televisa, 3 mil millones a TV Azteca y mil millones de pesos a Excélsior”, reveló el diputado de MC, Álvarez Máynez.

El diputado de MC fue el primero en, desde tribuna, llamar a la Ley General de Comunicación Social la #LeyChayote. Desde ahí, explicó qué es el “chayote”: “Es el dinero que se le entrega a los medios, a los periodistas para influir, para ir en contra del periodismo. El chayote hace que se publique lo que conviene al gobierno”.

Alejandro Ojeda Anguiano, diputado por Morena, que votó a favor del dictamen en la Comisión de Gobernación, y quien fue aludido por el PAN y ovacionado por el PRD por hoy votar en contra, aclaró su posición y detalló el porqué de su voto “inexplicable”.

“Quisimos sacar la ley, traerla al pleno y no mantenerla secuestrada en comisiones”, dijo y respondió al panista Jorge Trinana, quien comentó sobre Morena que “ya no los entendemos, son como la Chimoltrufia: como dicen una cosa dicen otra”.

El morenista reviró “al diputado que tiene la cultura de Chespirito: en la Ley de Seguridad Interior, aquí, en el pleno, el PAN dio 14 votos a favor, 17 en contra, 48 se abstuvieron y 39 se ausentaron. Aquí no vengan a sorprendernos… hoy decidimos traerla al pleno y legislar de frente a la nación para hacerle modificaciones”.

Luego puntualizó que, en 2017, la Cámara de Diputados aprobó 3 mil 109 millones en servicios de comunicación social, y Peña Nieto gastó 10 mil 941 millones de pesos, “y el gasto poco tiene que ver en beneficio de la población; fue para promover la imagen de Peña Nieto y sus funcionarios”.

Además, los tiempos oficiales son suficientes para promover los mensajes de gobierno, sostuvo la oposición, y no se requiere el pago adicional a medios de información.

La diputada del Verde, Sofía González Torres, defendió el dictamen. “Con esta ley avanzamos en la cultura de la transparencia, pues se diseñan campañas de comunicación”.

Carolina Viggiano, diputada en segunda ocasión por el PRI y esposa del exgobernador de Coahuila, Rubén Moreira, hoy uno de los operadores de José Antonio Meade en su carrera por la Presidencia de la República, calificó la “discusión” de la citada ley como “barroca”.

Y argumentó su calificativo: “Con las redes sociales no necesitamos estar limitando a nadie”.

Tampoco es cierto, dijo, que no hubo tiempo de discutir la ley, pues “desde enero de 2014 inició la discusión”. Su dicho fue contrario a lo que dijo la Corte, pues fue justo desde ese año que no se había tocado el tema, al grado de caer en falta durante tres años al no legislar en la materia.

Y lo que ha dicho el PRD, agregó la diputada del PRI, “se ha discutido gracias a la libertad de expresión”.

Antes, el diputado por el PRD, Tomás Octaviano Félix, reclamó que el dictamen no tuviera las propuestas de la oposición, de su partido; demandó que la ley en discusión debiera regular la contratación y que el gobierno no la use más promover su imagen.

En lugar de ello, dijo, debiera el gobierno usar el tiempo en medios para explicar “el porqué de la Casa Blanca de Peña, la casa en Malinalco de Videgaray, qué ocurrió en Tlatlaya, Nochixtlán, qué pasó con los 43 normalistas de Ayotzinapa, explicar el porqué del gasolinazo, del bajo crecimiento de la economía, porqué el dólar está a uno por 20 pesos. Pretenden hacerles creer a los ciudadanos que viven cada vez mejor”.

Y agregó: Esta ley no permite regular los gastos, “¡no a la ley del chayote!”.

Después de las cuatro intervenciones en contra y las tres a favor, los diputados de PRI, PVEM y Panal sumaron 205 votos a favor contra 168 en contra.

Luego arrancó la reserva de 61 artículos reservados, y una a una de las propuestas ni siquiera se admitieron a discusión, basta decir que nunca se sometieron a votación, simplemente fueron desechadas.

Ahora lo que resta es que quienes recurrieron al amparo ante la Suprema Corte por no haberse legislado y elaborado la reglamentación del artículo 134 de la Constitución, es reclamar la falta de cumplimiento de la SCJN al no haber incluido los puntos mínimos en la nueva ley. Una ley que, por cierto, según aprobaron los diputados, entrará en vigor hasta el 1 de enero de 2019, es decir, no podrá ser aplicada durante el actual proceso electoral rumbo a la Presidencia de la República.

A las 16:34 horas, la ley fue aprobada en lo general y en lo particular con 196 votos a favor y 146 en contra. A lo largo de las poco más de tres horas no hubo una sola discusión, únicamente la exposición de las reservas.

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2018