Oscar Palacios

3-4-18

 

Este México nuestro pudo ser la tierra prometida. Hoy se ha convertido en la tierra de las promesas. Estamos en el proceso de los noventa días que cambiarán la historia. Hay dos caminos: Más de lo mismo (Meade o Anaya)  y al menos la esperanza de un cambio real (AMLO). La temática del discurso es similar. La novedad, AMLO propone algo y al día siguiente, Meade y Anaya lo están repitiendo. Ni en eso son originales.

¿Seguiremos en la demagogia que ha pervertido a las instituciones o realmente se asomará algún cambio? Las encuestas indican que el tabasqueño sigue firme de puntero pero también sigue recogiendo mucha basura de entre la clase política. ¿Esa estrategia tiene algún sentido? ¿Vale la pena que nombres como Germán Martínez, Napito, Cuevas o en Chiapas el bandidaje  y la ignorancia: Eduardo Ramírez o Sasil de León apoyados por un partido que se supone quiere regenerar a la nación?

Buena destanteada nos hemos dado.  Sin embargo, por asuntos de instinto, daremos nuestro voto a Andrés  Manuel. Todo indica que el hecho de sumar a variopintos personajes a su equipo, sólo será durante la campaña porque de ganar, en su administración, recurrirá a quienes han sido leales a Morena.

Otro punto clave  que los morenistas tendrán que atender con precisión quirúrgica, es el día de la elección. Es ahí donde la tradición mapachera del PRI y anexas son expertos.  Hay que encender el verbo a los representantes de AMLO para que no vendan por una miseria su obligada, recta, vigilancia a la hora de contar los votos. La maquinaria oficial se aceita.

Meade insiste en que es el candidato ciudadano. Ni quien se lo crea. No puede negar el obvio ropaje tricolor. Sigue muy atrás. Es un candidato desangelado. Anaya sigue atrapado en su bodega industrial de la corrupción y va ni “pa´ tras no pa´lante”. Doña Márgara aumenta su porcentaje que a última hora sumará a Meade porque se trata de descabezar a su ex compinche panista. La familia pripanista en el caos.

¿Acaso será esta campaña como los noventa días que conmovieron a México? ¿Entraremos en la faceta del México bárbaro del siglo XXI? ¿Nos llegará por fin el siglo de las luces? ¿Seguiremos siendo los condenados de la tierra de Fanon? ¿Continuarán—o aumentarán—los miserables de la pobreza extrema? ¿Ciertamente nos estamos acercando al renacimiento de nuestra nación? Hay muchas preguntas y  pocas respuestas.

CHIAPAS

Aquí, en este gran teatro del verde mundo un personajillo truculento trastocó, una vez más el cotidiano estar de la entidad. Manuel Velasco Coello, con su voz de tiple en decadencia, amenazó con irse y no se fue. Da lo mismo porque deja a Chiapas en la desgracia. Está al filo de la navaja, o al filo del agua, si lo prefieren. Jugó a lo maquiavélico, sin leer al florentino, y eso lo tiene en un suspenso infernal.

Un llanero solitito que cayó de la gracia presidencial. Su teatro se fue desbaratando pieza tras pieza. Fracasó en su intento de imponer a la Zanja que de jaguar pasó a gatito sumiso. Ciertamente copó a los morenistas con varios de sus achichincles y ya están buscando fuero en diputaciones. Lo más destacado: la presencia de basura de la calaña del rata Eduardo Ramírez Aguilar y de la ignorante Sasil de León de negros antecedentes familiares. ¿Idiay pues Andrés Manuel?

¡Cuál será el destino de MVC? Siempre digo que el oficio de profeta está muy desprestigiado, así que lo dejamos al tiempo. Su caso será uno más de la impunidad existente. Ya es un morenista redomado que pinto las paredes de su casota mal habida en San Cristóbal de Las Casas con sendos letreros que apoyan a AMLO.  Ver para creer.  Lo ideal sería que le reservaran un suite en el AMATE, el hotel  con rejas protectoras que bien conoce Pablo Salazar.

¿Qué seguirá? Vale elucubrar: Manuel disfrutará de toda la lanota que se llevará.  Doña Anahí  se divorciará y volverá a los escenarios después de su exitosa- económicamente—telenovela chiapaneca con el personaje magistral de esposa amantísima. Mamita querida disfrutará de lo cosechado en Timbuctú, donde no hay extradición. La familia feliz, pues…

Qué nos deja Manuelito. Poca cosa: quiebra económica, muchos trabajadores sin trabajo, puñalada a la cultura  y desprecio a los creadores—no entreó dos ños el premio Chiapas y la deuda a los pensionados crece. Ya van tres meses de deuda y el mes que corre. El secretario de educación Campos, en el limbo, el secretario real de hacienda Sandoval, recogiendo las migajas y el Mr. de coneculta sin lograr gestionar los pagos a pesar de su entusiasmo. ¿Entuisiamo? Sí, para ver si pesca lo que caiga.

Y qué más. Pues los cambios en el gabinete. El rescatable: Carlos Mario Culebro en la secretaría de gobierno. El sí sabe de política no como el anterior, Gómez Aranda, el mudo de las mesas de diálogo. Puro llenar hueco y llevarse las mentadas que tienen fecha fatal: 8 de diciembre.

Y los candidatos a la gubernatura chiapaneca van. Realmente son dos los que verderamente pealearán por el espacio: Roberto Albores Gleason ( PRI-Verde desvaído-panal y los títeres) y José Antonio Aguilar Bodegas (PAN_PRD_MC).  Rutilio está de bulto. Nacido para perder. Josean mantiene su firme preencia y crece. Sigue siendo el de mejor perfil por su experiencia, su conocimiento de la entidad y la madurez que en la actual situación es un plus. Albores parece que caerá en su propia trampa: desarticuló al PRI, Aceptó un verde en decadencia y losdemás poco le aportarán. Sin embargo  seguro saldrán las mañas históricas.

Para mejorar su presencia tendrán que deslindarse de Velasco Coello. Después de todo el nuevo “niño muerde” trató de arrebatarles la candidatura y aunque falló, pues algo le queda. Por otro lado, Enoc Hernández al menos pescó impunidad. Todo indica que será diputado federal. Quiere meter a su dulce consuelo, su esposa, como candidata a  la alcaldía coleta ¡Nomás¡ y ahí es donde encontrará una vez más su Waterloo.

APUNTES DE  VIAJE

Viajé a Lagos de Moreno ( en los merititos Altos de Jalisco) invitado por los organizadores del  “ Quinto encuentro de poetas Francisco González León”.  Grata experiencia. Mi participación fue una charla “Desde el sur de la palabra” que me permitió referirme a varios temas principalmente enfocados a mi trabajo literario y a los grandes que en Chiapas han sido: Sabines, Rosario, Bañuelos etc.

Los dinámicos organizadores, los poetas Berónica Palacios y Dante Alejandro pusieron todo su empeño, su energía y pasión para que el evento estuviera  redondo. Contaron con el apoyo invaluable de Rocío Serrano, actriz y promotora cultural incansable en su natal Lagos. Faltó Malhe, otro entusiasta a quien sólo conocí de referencia porque estuvo enfermo.

Tuve la oportunidad de conocer y charlar con Raúl Bañuelos, destacado poeta jalisciense quien recibió el reconocimiento “González León” por su fructífera trayectoria. Nos contagiamos con tantos y tantas poetas jóvenes y el entusiasmo por expresarse. La poesía en voces variadas que nos hablaron de su particular percepción del mundo. La otra posibilidad de ser.

Lagos de Moreno es una ciudad mágica. Impecable, al grado de que me daba pena tirar una colilla en sus limpísimas calles. Ahí platique en la imaginación con Demetrio Macías, el personaje central de “Los de Abajo”, de Mariano Azuela, pionero de la novela  de la Revolución y nativo de Lagos. Me impacto el hermoso teatro local, una réplica en pequeño del  “Teatro Degollado” en  Guadalajara.

El pueblo de Lagos es amante del arte. Un buen público nos acompañó en las lecturas. La casa de la cultura, de magnífica arquitectura, nos impactó. La capilla—así le llaman– a quien llamé catedral por su monumentalidad  resguardan los restos –¿?—de San Hermión, un soldado romano que fue martirizado. Una historia curiosa que ya les contaré otro día. Ah, y tiene más clientela que la Guadalupana, que ya es mucho decir.

La memoria ya archivo los buenos recuerdos de esos tres días. Ojalá que Dante, Bero y Rocío, sigan contra viento y marea esta loable y noble tarea. La poesía bien vale una misa…

Y de ahí partí al amadamente odiado DF. Ahí asistí a una cálida cena con mis amigas Catthy Fourez, académica francesa, doctorada con plus plus plus en literatura y con Jussara Texeira, brasileira, un estuche de monerías: médico psiquiatra, pintora, lectora crítica y hablándome en portuñol. Buen vino, mejor tequila y quesos varios.

El fin de fiesta se dio en Cuernavaca en el hotel del buen amigo y paisano Armando Rojas Arévalo y su fiel escudera Rosaura, su pareja. Charla de amigos sobre diferentes tópicos. Un viaje de pasadía al increíble Taxco con su catedral de ángeles cachetones y un ambiente festivo de cerros de nunca acabar. Y Tepoztlan, siempre en jolgorio. Todavía no les acabo de agradecer, en el recuerdo,   la anfitrionía tan especial de Armando y Ros. Ya saben, si van a Cuernavaca, contacten con Armando. El espacio es bello, económico y hasta piscina tiene. Ahí se ven.  Ah, y apenas me dio tiempo para saludar a otro querido amigo: Carlos Maciel “Kijano”, destacado pintor, quien me regaló un hermoso cuadro  que ya luce en un espacio especial en casa. Gira artística redonda.

Y ya con esta me despido: Nosotros los de entonces, ya no somos los mismos. Ahora vamos a defender nuestro voto