01 ABRIL 2018

Leonel Durante López

 

 

*Un montón de sapos de la derecha candidatos de MORENA

*De la popularidad al repudio

 

La esperanza de México y de Chiapas se ha convertido en el mega fraude para la sociedad en general, pues las expectativas creadas por el mesías tabasqueño ha quedado solo en el discurso, que posiblemente de ganar el 1 de Julio próximo podría ser la segunda parte de Fox, pues como ha comercializado las candidaturas de MORENA con sapos enmascarados de la izquierda cuando la realidad son sapos enmascarados de la derecha.

Una simulación que podría pagar caro el candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador pero que podría alcanzar la fama por ser un gran negociador con la oligarquía mexicana, a esa que tanto ha criticado, que podría equipararlo a Og Mandino el vendedor más  grande del Mundo, pues no ha tenido empacho en vender las candidaturas con políticos de dudosa reputación.

López Obrador ha sorprendido a propios y a extraños con la venta de candidaturas, de ahí que se ha dado la disyuntiva de votar solo por el pejelagarto y  no por los mafiosos provenientes de otros partidos, toda vez que se han servido del poder, pero jamás a la sociedad, una lacra que solo busca sus beneficios, porque cuando llegan al poder se olvidas de sus promesas.

Chiapas no es la excepción, el peje ha realizado el negocio de su vida con el gobernador Manuel Velasco Coello, al vender la mayoría de las candidaturas a puestos de elección a los airados e indignados militantes del PVEM, un juego perverso de los dos políticos ambiciosos y corruptos, al dejar fuera sin misericordia a los verdaderos militantes de MORENA y que en realidad merecían ser nominados debido al trabajo partidista que han realizado durante años.

Pero no le basto al güero Velasco comprarle las candidaturas a sus colaboradores y ex militantes del verde, sino que hasta la familia Velasco Coello se sacaron la rifa del guajolote, en donde el abuelo yeyé Fernando, fue beneficiado con una curul, la que de ocuparla solo le servirá para ir a roncar.

Pero donde se voló la barda López Obrador es en la venta de la candidatura al gobierno de la entidad, por MORENA a uno de los hombres más corruptos que ha tenido el gobierno de la entidad, mafioso hasta las cachas, Rutilio Escandón en donde su incapacidad, ineptitud y la falta de conocimiento de la materia en derecho constitucional, penal, civil ha transcendido y por ello criticado por los colegios y barras de abogado por su desconocimiento en la materia y por los turbios negocios en la liberación de cientos de reos, la mayoría de alta peligrosidad.

Los corruptos han sido cobijados por el peje y por MORENA, otro ejemplo de Sasil de León Villard, quien durante tres años se la pasó sentada y cobrando en la Cámara de Diputados, hoy recibe esta corrupta mujer la oportunidad de llegar al senado ya no por el PVEM, sino por MORENA. Ella es parte de la familia de ex dirigente de la UNAL Oscar León, un oscuro dirigente conocido por sus presuntos vínculos con la delincuencia organizada, acusado de fraude y asociación delictuosa.

Son las fichitas que de ganar, no garantizan nada, pues ser confirma que López Obrador también se dedicó a buscar su beneficios personal, con la venta de candidaturas, que no son otra cosa que sapos enmascarados de la izquierda, que no son otra cosa que sapos enmascarados de la derecha que buscan acomodo e impunidad, mientras que el peje hizo el negocio de su vida, al grado de ser equiparado con el mejor vendedor de México, puesto que ahora si este le sacó jugo a los cargos de elección popular.

 

La traición de Manuel a Enrique Peña su condena

 

Conforme se acerca la llegada del fin de la actual administración –la peor en su historia que haya tenido Chiapas, encabezada por un incapaz sujeto, que durante su niñez pasó grandes penurias por su precaria economía familiar, Manuel Velasco Coello, vino como su antecesor Juan Sabines Guerrero, a saquear las arcas del estado y por ende el empobrecimiento de millones de chiapanecos.

A casi al final de su gobierno, la popularidad fingida del pueblo chiapaneco, es ahora el mayor gobernante repudiado que haya tenido Chiapas, pero ese repudió no es exclusivo de los chiapanecos, sino que ha llegado a Los Pinos, y no existe la menor duda que Manuel Velasco le significó un duro lastre para esta administración, al grado que hoy Peña Nieto no quiere ni que le mencionen el nombre del gobernador chiapaneco.

Peña Nieto tuvo en sus manos evidencias de un grupo que se hizo del poder, mejor dicho una familia, que en medio de la borrachera del gobierno se hizo rodear de  una bola de rufianes, ni uno de ellos con el talento para servir, pero buenos para servirse del poder, una gran proclividad a hacer negocios por donde se puedo, es decir, donde había dinero, como magos lo desaparecían para sus cuentas personales.

Alguna vez pasó por la cabeza de Manuel Velasco ser presidente de México, por ello tanto dinero y tantas ocurrencias y compra de favores, de eso ya se olvidó, pero le quedaba una salida para lograr inmunidad y así evitar ir a la cárcel por el saqueo desmedido, ser senador, pero también se le cayó su plan, y ahora obligado tendrá que terminar el sexenio, y quien quita también se nos haga justicia y pare en El Amate.

El acabose del güero Velasco fue la de pretender jugarle chueco al presidente, con la imposición y ambición de poder quiso imponer candidatos al gobierno del estado de todos los partidos, pero con el PRI se la peló, pues rechazó a Roberto Albores para imponer a Eduardo Ramírez; mientras que en MORENA, ya había hecho trato con Andrés Manuel, imponiendo al corruto de Rutulio Escandón en la candidatura de MORENA al gobierno de Chiapas.

Tampoco lo logró, pero esa traición de apoyar al peje en lugar del PRI, la alianza que lo llevó al poder, no lo toleró Peña al grado que en este momento, en Los Pinos no quieren que pronuncien el nombre del nuevo Judas Iscariote chiapaneco.

De ahí, seguir gobernando para el güero, ha sido difícil, una porque sus principales colaboradores han volado en busca de una candidatura, dos no tiene  dinero y tiene las manos atadas, pues los cambios de funcionarios federales como estatales lo deciden en la Ciudad de México, y otros ellos son priistas, es decir que ya no le permiten imponer a su gente, para que se vaya olvidado de ejercer el control del proceso electoral.

De tal suerte, el güero esta cada día más hundido, y con el temor que corra la misma suerte que sus ex homólogos como Javier Duarte de Veracruz, Roberto Borge de Quintana Roo, César Duarte de Chihuahua, por mencionar algunos, solo es cuestión de esperar.

 

Obligan a del Toro a terminar su gestión

 

Neftalí Armando Del Toro Guzmán, alcalde de Tapachula, el más corrupto que ha tenido el municipios, la semana pasada anunció que declinaba participar en el proceso electoral, en busca de inmunidad para no ir a la cárcel por no entregar cuentas claras.

Puede ser chantaje, pero este ya está en la lista para diputado federal, aunque tiene la esperanza, no creemos que le alcance para ser diputados, pues durante su administración fue corrupto, soberbio, e incapaz de resolver los problemas de los tapachultecos.

Sin embargo, Del toro agotará hasta el último recurso para ser diputados, ya que ahí no hay que demostrar habilidades políticas, sólo basta con ir a sentarse a su cutul y levantar el dedo cuantas veces sea necesario, que para eso se pinta solo.

Dijo haber tomado la decisión de no participar como candidato a diputado federal, porque “creo que todavía en estos seis meses tenemos mucho que dar por Tapachula”, pero si no hizo nada en dos años y medio, menor lo hará en lo que resta de la administración, o no.

 

Del Montón

 

El diputado federal con licencia Samuel Chacón Morales, ha sido alcalde de Tapachula, diputado federal y local por el PRI, es el único que garantiza el triunfo al PRI en la diputación local por el distrito 19. Ganaría, además, fácilmente, de nuevo, la presidencia de ese municipio, que es considerado la “joya de la corona” del priísmo nacional. “No se gana con carisma sino con trabajo”, precisó recientemente Chacón al ser preguntado sobre su interés por participar en el ejercicio democrático que se avecina. A pesar de las críticas que recibe y la férrea oposición de sus detractores hay algo que no se puede obviar: las obras realizadas para transformar la ciudad, que anteriormente estuvo olvidada. Las estructuras partidarias con que cuenta el equipo de Chacón llevarían nuevamente al PRI a obtener un triunfo sea en la diputación local o en la presidencia de Tapachula, la capital económica de Chiapas. El efecto arrastre del legislador, con licencia, beneficiaría al candidato a gobernador por el PRI, Roberto Albores Gleason. Con la opinión de José Luis Castillejos.

leoneldurante@gmail.com

http://diariotribunachiapas.com.mx/