No tiene la culpa el indio sino el que lo hace compadre.

Lulú Ovilla

19 de marzo de 2018.

 

 

El gobierno de Alfredo del Mazo, dio inició el pasado mes de febrero, con el programa, “familias salario rosa” y de ahí se desprende el mismo apoyo para otras entidades de nuestro país, acá en Chiapas, no podría ser la excepción y también se ha hecho la entrega, mucho se ha comentado de que si son dos mil 400, pero se está dando 300 pesos, el problema no es cuanto se esté dando, sino el riesgo en que pone cada madre al llevar a sus hijos a los eventos de entrega.

Muchas situaciones incomodas nos ha tocado ver a través de las redes sociales, donde se les avienta sobres con dinero o se les da playeras, enceres para el hogar, en fin, cosas que se acostumbra a otorgar en eventos masivos, pero lo que, si es inaudito, es ver como madres sin importarles los riesgos que puedan corres sus bebes fueron expuestos de manera inconsciente, afortunadamente ninguno de esos bebes que vimos sufrió daño alguno.

Nadie las obliga, pero se ha hecho vicio entre las mujeres de “escasos recursos económicos”, asistir a este tipo de eventos, es más fácil estirar la mano de manera “fácil” y sin trabajar, que tener que trabajar y ganarse un salario dignamente, los apoyos federales, como los estatales han hecho a las mujeres muy comodinas, muchas de ellas solo se dedican hacer hijos para que el gobierno se los mantenga y eso sí que es imperdonable.

Cuantos apoyos se lleva cada mujer cada mes, pues chequemos, entre, la canasta básica, el apoyo a madres solteras (que paso a mejor vida), el más reciente el salario rosa, pero en el que más se le proporciona a una mujer, porque es la madre quién cobra en Bansefi, dicha beca, el programa federal de Prospera, es por cada hijo que se encuentra estudiando, así que tenerlo se ha vuelto un negocio, para esas mujeres que cómodamente así ven a sus hijos.

Las familias que tienen más de 3 niños en la escuela no podrán acceder a la sumatoria de cada miembro; es decir, si se tienen 4 niños en el último grado de bachillerato no podrán exigir los 4, mil 480 pesos a los cuales se tendría derecho, se deberá sumar los 3 montos más altos, en este ejemplo no se podrá tampoco contar con los 3 mil 360 pesos, debido a que el total está sujeto al monto máximo a cuanta de becas, establecido en 2 mil 470 pesos para nivel medio superior y mil 350 pesos en primaria y secundaria.

Los programas de subsidios del ramo 20 de Desarrollo Social, entre ellos Prospera, se destinarán en las entidades federativas en los términos de las disposiciones aplicables, exclusivamente a la población en condiciones de pobreza, vulnerabilidad, rezago y marginación, mediante acciones que promuevan la superación a través de la educación, la salud, la alimentación, la generación de empleo e ingreso, auto empleo y capacitación, protección social y programas asistenciales, así como el fomento del sector social de la economía.

El estado de Chiapas, es la entidad que más familias beneficiadas tiene con el programa Prospera y es la que tiene el primer lugar, con un total de 694 mil 131, de un millón 189 mil 145 familias registradas, cifras dadas a conocer por la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), de acuerdo con estas cifras, el 54.4 por ciento de las familias chiapanecas recibe alguno de los beneficios sociales federales, Veracruz, ocupa el segundo lugar y el tercer lugar lo ocupa el Estado de México con un total de 4 millones 161 mil 289 familias en la entidad.

Aun cuando el estado de México tiene más familias registradas, Chiapas se lo lleva por delante, entonces es cuando nos preguntamos, y entonces porque sigue siendo Chiapas, uno de los estados más pobres del país, porque la educación y el desempleo siguen siendo una cruda realidad en nuestro estado, si la educación a través de Prospera se está atendiendo, de nada nos ha servido ser primer lugar en muchas cosas, si al final estamos cada día peor, el avance no se siente en las familias y las quejas, siguen siendo el pan nuestro de cada día.

Desafortunadamente los programas sociales se han convertido en un mal necesario para todo aquel político que tenga pretensiones a ocupar un cargo de elección popular, y las personas se prestan a ello, en la elección pasada se llegó a pagar hasta 2 mil pesos por un voto, este año, quizás se utilice el mismo método, todo es a conveniencia, tanto del que vende, como el que compra las conciencias, bajo la excusa absurda de que la pobreza lo justifica todo.

Se dice que las personas que van a los eventos masivos no son tratados con dignidad, pero a la fuerza nadie los lleva, claro, con la excepción del programa Prospera, que sin son obligados por los Delegados, exponerse y exponer la vida de sus hijos es una actitud por demás reprobable, de haber pasado una desgracia lamentable con la vida de algunos de los bebes, muchos se hubieran ido en contra del gobernador Manuel Velasco, si bien es cierto, las condiciones para la entrega del salario rosa no son nada agradables, también es cierto, que se prestan las mujeres a victimizarse.

Como pueden exigir respeto, si ellas mismas no son capaces de ganárselo, al prestarse a todo aquel político que les da una playera de 25 pesos, una gorra de 30 pesos, porque prestarse a la farsa, porque seguir cayendo en el juego sucio de la compra de conciencias, como vamos a obtener un cambio, si estas viejas prácticas las seguimos permitiendo, si todo esto es muy cómodo, entonces no se quejen, cuando vayan a los eventos y sean tratadas como lo hemos visto en algunos videos que circulan en las redes sociales.

No tiene la culpa el indio, sino el que lo hace compadre, si exigiéramos mejor que no se gaste en pancartas, espectaculares, gallardetes, playeras, gorras, cubetas, promoción del voto y a cambio nos dieran todo ese recurso para terminar de reconstruir los municipios en los que no se ha hecho nada, después del sismo de septiembre pasado, otra cosa sería y si mejor nos presentaran un proyecto de gobierno, para abatir la pobreza y la educación, con el recurso de las campañas.

Ningún político que tuviera bien planeado su proyecto, estaría preocupado por saber si ganará o no, o tendría la “necesidad” hasta de pagar en 2 mil pesos un voto el día de la elección, porque sabe que los resultados no lo van favoreciendo, pero muchos, aunque no todos, faltando unos meses, se ponen a recorrer los municipios desesperadamente con la intención de que les crean que son el verdadero cambio que Chiapas necesita, los resultados de un buen gobernante, se ve en su caminar  desde que inicia su carrera política.

Que más publicidad necesita aquel político con pretensiones, sino todo lo que va cosechando en su caminar, por cada rincón de nuestro estado, nadie le cuenta, no desconoce nada, vive como cualquier ser humano consiente y justo, va formando un buen equipo de trabajo que lo respalda, lo ayuda, lo fortalece y por ende, va haciéndose de una buena estructura política, que si ha sido bien atendida y tratada con respeto, nadie se la quita, permanece fiel, permanece fortalecida y el triunfo es de ambas partes.

Parece un sueño, si lo es, pero nada descabellado, cada día que pasa, las cosas han ido cambiando, ya nada permanece desapercibido y en esta elección las cosas serán diferentes, por supuesto que sí, se venderán conciencias, claro que sí, pero será en menos cantidad, habrá voto de castigo por las cosas mal hechas, también, en esta elección habrá de todo, habrá esperanza, ¡no!, pero mucho cuidado con eso, no se olviden que hay candidatos independientes y si el malestar continua por la brincaderá de los candidatos, por ahí les pueden pegar el susto.

Aun cuando los independientes no cuenten con el recurso de los partidos fuertes, también es cierto que en esta elección han cobrado más fuerza por el malestar que predomina dentro de la ciudadanía, los golpes bajos ya no cuentan y mucho menos causan dolor, ardid barato y desesperado, la gente ya no se traga tan fácilmente las mentiras, mi querido lector, no le gusta como estamos, quiere un cambio, entonces lo podrá hacer el 1 de julio próximo, no se quede en esa zona de confort, que también puede hacernos mucho daño.

Usted cree y tiene en mente quién es el político que podrá llevarnos al cambio, entonces, vote por él, pero que sea porque usted así lo creyó y no porque por unos pesos o una despensa, playera o gorra le cambiaron su forma de pensar, vote, ya que, de no hacerlo, estaremos un sexenio más lamentándonos de todo, llevamos casi 12 años bajo el agua, 6 años más serían muy pero muy graves, nadie absolutamente nos puede vender la idea de una esperanza, esa lo hacemos quienes votamos y este 1 de julio, así será.

Correo electrónico: lulu_oc1507@hotmail.com