Ni los conozco

 

Erisel Hernández Moreno

eriselhm63@gmail.com

 

 

MEADE

 

Ahora resulta que el precandidato del PRI, Meade Kuribreña dice no conocer a los ex gobernadores priistas que resultaron uno bandidos, los más peligrosos saqueadores de las arcas de los estados que administraron.

El aspirante presidencial de la coalición “Todos por México”, José Antonio Meade Kuribreña, se deslindó de los exgobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, quienes enfrentan procesos penales por diversos delitos.

Meade se dijo respetuoso de los procesos que enfrentan ambos expriistas, apuntando que ante casos como estos, el PRI está obligado a redoblar esfuerzos en materia de corrupción y seguridad.

“Eso nos obliga a redoblar esfuerzos en materia de propuestas tanto en corrupción como en seguridad, que es al final lo que la gente espera de nosotros, espera que seamos capaces de construir procesos, de hacerlo con seriedad, hacerlo con claridad y que la gente sienta y vea en las precampañas y en las campañas que hay seriedad, que hay ánimo de construir, que hay ánimo de generar coincidencia, identificarlas para que México y Tamaulipas sean un lugar mejor”.

En el mismo sentido también prometieron honestidad, transparencia y justicia los expresidentes priistas desde Miguel de la Madrid hasta el actual, Enrique Peña Nieto, sin embargo los mexicanos vivimos escenarios tan descabellados que hasta se perdimos la capacidad de asombro al ver a esos exgobernadores priistas convertidos en los autores de los más deleznables saqueos a los recursos públicos.

Durante su encuentro con militantes, el precandidato de la coalición PRI-PVEM-Panal, reiteró que es necesario fortalecer con propuestas, los temas que más han dañado la sociedad como es la corrupción y la inseguridad. “Estoy seguro que vamos a ser capaces de presentar los mejores perfiles, las mejores propuestas y ser muy competitivos”, dijo respecto a las siguientes elecciones.

Posteriormente en reunión con militantes reconoció que Tamaulipas ha sido lastimada por una crisis de inseguridad por lo que se requieren propuestas para combatir las armas y el dinero de la delincuencia, “a crimen igual corresponde castigo igual, vamos a hablar de la necesidad de que no encuentren refugio los delincuentes, escondidos atrás de la opacidad”, señaló.

A juzgar por este endeble discurso, el aspirante sin partido piensa que los mexicanos somos amnésicos que no hemos sido lastimados por estos actos de rapiña y que hoy nos tienen al borde del abismo con una severa crisis y en medio de un aparatoso encarecimiento de la vida que no tiene precedente en la historia del País.

En ese tenor, la campaña de José Antonio Meade padece la carga de sus contradicciones de origen. La preparación, honestidad, frescura y sentido común del candidato son anulados por su vinculación a un partido asociado a muchos de los males de México y a la impopularidad del gobierno. Es como si un jet con la mejor tecnología, capaz de llevar al país a nuevas altitudes, estuviera detenido en la pista por pesados vagones de inseguridad, corrupción, impunidad y rezago económico.

El candidato independiente sabe que la ciudadanía está inquieta, preocupada por problemas que este gobierno no ha resuelto. Sin duda, al presentar sus ideas y propuestas, Meade debe caminar sobre una línea frágil con un discurso que atraiga a electores independientes desilusionados del Presidente Peña Nieto y del PRI, pero que no lo aleje de las bases del partido.

 

PREOCUPACIÓN

 

Hay una seria preocupación en el PRI y en el equipo de José Antonio Meade porque las cosas en la precampaña no les están saliendo como preveían y eso los ha llevado a realizar un giro en la estrategia con un discurso más conciliador y propuestas que difícilmente habrán de tener éxito porque son problemas que el presidente Enrique Peña Nieto carga como una losa inevitable: la corrupción y la inseguridad.

A poco más de un mes de precampaña, Meade sigue enfrentando el problema de la identidad política con los priistas, que no lo han hecho suyo como les pidió en el arranque de su carrera por la presidencia.

Atorado en el tercer lugar de las preferencias electorales, detrás de Andrés Manuel López Obrador y de Ricardo Anaya, el precandidato priista sigue siendo una figura inasible para los militantes del PRI, que no saben si tratarlo como un arribista o como un impostor.

La estrategia de posicionamiento, que se preveía sería exitosa en el primer mes de precampaña, no ha tenido los resultados positivos que se esperaba porque José Antonio Meade navega entre las aguas del PRI y el PAN, causando ambigüedad y conflicto interno en la base priista.

A este problema de identidad se le suman las dificultades de coherencia en su discurso cuando habla de temas como la corrupción, la seguridad y la pobreza, que son el talón de Aquiles para el gobierno de Peña Nieto, principal impulsor de la carrera política de Meade.

Sin saber cómo enfrentar y resolver estos dos temas – la identidad y la lucha contra la corrupción, la violencia y la pobreza– Meade tampoco ha logrado conectarse con la ciudadanía, que no siente sinceras sus propuestas, venidas de un gobierno que no cumplió las promesas de una mejoría con las reformas energética, laboral, educativa y hacendaria.

Además, Meade sufre las consecuencias de la desorganización de su equipo y la falta de acuerdos con la dirigencia nacional del PRI, que caminan por senderos distintos y eso genera inconsistencia e irrelevancia en el mensaje del precandidato.

Entre el PRI y su equipo, Meade tiene cinco voceros que todos los días salen a dar declaraciones y mandan mensajes en las redes sociales priorizando su perfil al del precandidato. Pareciera que para esos voceros es más importante su mensaje que el del precandidato.

Así mientras en el caso de Andrés Manuel y Ricardo Anaya sólo ellos manejan sus mensajes frente a la ciudadanía y militancia, en el caso de Meade su mensaje queda supeditado o en segundo lugar, después del que emiten sus voceros.

La suma de todos estos conflictos es la que tiene atorado a Meade en su precampaña y para salir del atolladero no será suficiente cambiar la estrategia a un discurso conciliador, sino tendrá que dar un mensaje de fuerza para reducir la distancia que ya le lleva Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, que siguen ganando apoyos a mes y medio de que arranque la campaña.

Por cierto… Hasta ahora la actual precampaña se parece a lo que ocurrió en el año 2000, cuando Vicente Fox sumaba apoyos de todos los sectores sociales en una especie de bola de nieve que creció sin parar y a pesar de los esfuerzos del PRI. Ese fenómeno se llamaría después el “voto del cambio”. A ver si la bola sigue creciendo o se desbarranca en algún despeñadero. (José Gil Olmos/Apro).

 

RETAZOS

 

LA Comisión Permanente del Congreso de la Unión concedió licencia a cinco senadores y 10 diputados; la mayoría buscará una candidatura de elección popular. Entre los legisladores que solicitaron licencia para competir en estas elecciones se encuentra el senador Roberto Albores, quien se perfila como candidato del PRI-PVEM al gobierno de Chiapas; así como Miguel Ángel Chico, quien busca la candidatura del PRI a la gubernatura de Guanajuato. En la Cámara de Diputados sorprende la licencia de los panistas Jorge Ramos, presidente de la Comisión de Seguridad Pública; así como de Gina Cruz Blackledge, presidenta de la Comisión de Hacienda y Crédito Público. También solicitaron licencia Olga Catalán, Lluvia Flores, María del Rosario Rodríguez, María Elena Barrera Tapia, María Elena Orantes, Luz Paniagua, Óscar Román, Marcela Guerra, Graciela Ortiz, Sandra Luis Falcón y Luis Gilberto Agustín… DIEGO Fernández de Cevallos consideró que se viven tiempos convulsos políticamente en los partidos políticos debido a la cercanía de las elecciones. En cuanto a lo que está ocurriendo en Chiapas, consideró que la “rebelión verde” es justificada y tanto ese partido como el PRI pueden perder la plaza por imponer a un candidato. Sobre los tránsfugas, dijo que es respetable que algún político se vaya a otro partido, pero que se vayan para atacar al instituto al que pertenecían es una desvergüenza. Dijo que ahora sólo prevalecen las ambiciones personales… AL encabezar la entrega del programa Bienestar Apoyo a Jefas de Familia en los municipios de Ocotepec, Copainalá y Tecpatán, el gobernador Manuel Velasco Coello refrendó el compromiso de su gobierno de redoblar los esfuerzos para atender la alerta de género y fortalecer las acciones de defensa de los derechos de las mujeres en todo Chiapas. El Gobernador remarcó la importancia de trabajar unidos día con día para poner un alto a la violencia contra las mujeres. “El compromiso que hemos hecho es de redoblar el esfuerzo para atender la alerta de género y juntos defender los derechos de las mujeres; que no quede impune ninguna agresión que tenga una mujer”, aseveró… Visite: www.debuenafuente.com ¡¡Hasta mañana, Dios Mediante!!