Lulú Ovilla

2 de enero de 2018.

 

Las armas de la nación son para defender al pueblo y no para usarlas en contra de él (Carlos Aznárez).

Dos golpes certeros nos da el Partido Verde, al aprobar la Ley de Seguridad Interna y la Ley de Biodiversidad, (esta última, fue en lo oscurito).

 

El pasado viernes 15 de diciembre, fue un día donde la tiranía se hizo presente en todo el País, Diputados y Senadores de los Partidos PRI, Verde Ecologista, PAN, Encuentro Social y Nueva Alianza,PRD  y un Independiente, terminaron por danos el tiro de gracia a todos los mexicanos antes de terminar el año al aprobar primeramente, la Ley de Seguridad Interna y la segunda, la modificación a la Ley de Biodiversidad presentada por el Verde Ecologista.

Pasando por encima de 120 millones de mexicanos y haciendo oídos sordos a las protestas de la sociedad civil y organizaciones nacionales e internacionales como, el Observatorio ciudadano, Instituto para la Gestión Administrativa y Vinculación Municipal (IGAVIM), el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de datos personales (INAI), la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y Amnistía Internacional, se aprobó la Ley de Seguridad Interior.

A pesar de la férrea oposición de varias organizaciones, nadie pudo detener el golpe certero que el Presidente Peña Nieto y los Legisladores nos dieron al aprobar la Ley de Seguridad Interior, una Ley contraria a nuestra Constitución, pero aun y con todo decidió seguir adelante, aventándole la piedra a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quién dará su veredicto final, aunque esto no es ninguna garantía para los mexicanos.

El Presidente Peña Nieto aseguro que “soy consciente de que este ordenamiento” es “especialmente sensible para la vida pública de México”, ¿Sensible?, ¡No! Viola todos los derechos humanos y socava a nuestras Instituciones, dándole atribuciones a los militares, que solo le competen a la policía, sin tomar en cuenta las implicaciones, la Ley de Seguridad se voto con mucha rapidez y al vapor.

La Bancada Priista y la Verde Ecologista, aprobaron por unanimidad la Ley de Seguridad Interior sin el debido análisis y aun cuando al momento de la votación no estuvieron presentes, PRD y Movimiento Ciudadano, igual son culpables de traición a nuestro País, por omisión, no se le puede seguir permitiendo a las autoridades, Federales, Estatales y Municipales, evadir su responsabilidad en materia de seguridad pública.

Con esta Ley de Seguridad Interior, existen dudas sobre la acción de inconstitucionalidad, ya que, en vez de promulgarla, lo correcto hubiera sido permitirle al poder legislativo hacer las observaciones pertinentes como lo marca nuestra Constitución, ya que no es posible la presencia de las Fuerzas Armadas en las calles, esto podría ocasionar un grave riesgo en el cual miembros del ejército incurran en violaciones a los derechos humanos.

La Ley Interior es demasiado sumisa a la voluntad política de quién tiene el poder y la Suprema Corte de la Nación se esta dejando utilizar por el Presidente Peña Nieto, para ser cómplice al fungir como árbitro y determine el resultado de las impugnaciones que pudieran presentarse, aunque también esta utilizando esta posibilidad como una generosidad política, dejándole a la SCN determine si es procedente o si es constitucional o no.

El Presidente de todos los mexicanos, evade su propia responsabilidad, en el sentido que le otorga el artículo 72 de nuestra Constitución, que plantea, presenta y proclama la responsabilidad de quien ocupa la Presidencia de la Republica, de hacer observaciones para desechar parcial o totalmente determinado texto y así devolverlo a las propias cámaras que solo con dos terceras parte de la votación emitida, bastaría para insistir de nuevo y determinar que la Ley de Seguridad Interior se publicara tal cual.

Enrique Peña Nieto le ha quedado muy claro que el poder es para ejercerlo y lo demuestra con toda su fuerza, al grado de generar tensiones que le han causado encono y el pasado 5 de diciembre decidió enviar una carta al alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra´ad Al Husein, en donde descalifica los señalamientos realizados en contra de la Lay de Seguridad Interior y le dice: no es correcto afirmar que esa Ley afecte negativamente los derechos humanos, rechazamos que la eventual aprobación del proyecto pueda conllevar una militarización de la seguridad pública.

Peña Nieto hizo oídos sordos a toda protesta y utiliza la suprema corte para tratar de decir que la responsabilidad es solo de ella, es cierto que siempre tiene la ultima palabra para analizar la legalidad y la constitucionalidad de determinados ordenamientos, pero el Presidente Peña Nieto la utiliza como si en esa Suprema Corte quedara la decisión que en realidad y en términos históricos él no ha asumido y quedara como uno de los peores sexenios del PRI con esta Ley de seguridad Interior.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, hoy (INAI) de México exhorto al Presidente Peña Nieto, a que se abstenga de promulgar la polémica y recién aprobada Ley de Seguridad Interior, pues considera que “privilegia la reserva de información” y establece que la información en posesión de cualquier autoridad es pública y solo podrá reservarse temporalmente por razones de interés público y seguridad, mismas que deberán ser acreditadas.

La Ley de Seguridad Interior tiene vacíos y pareciera que, en lugar de reforzar las leyes, estas se relajaran aun más, por eso se debe de tener cuidado con ese recurso, para no permitirles a los Estados y Municipios evadir su responsabilidad, no existe capacidad, ni recurso, por parte de las policías, ya que el recurso que se destina es insuficiente y de ello se vale la delincuencia para corromper a las corporaciones.

Esta Ley de Peña Nieto, ha provocado repudio en organizaciones nacionales e internacionales en defensa de los derechos humanos, se pronunciaron en contra, ya que consideran que dicho dictamen “abre las puertas a la militarización del País y es potencialmente violatoria de las garantías de los ciudadanos”, pero no es la única puerta que el PRI abre, también se las abre de par en par a la oposición que sabrá aprovechar muy bien en este 2018, que finalmente llegó

El PRI se está arriesgando demasiado y aun cuando meterán toda la carne al asador, el efecto López Obrador puede comerles el mandado, dejaron de ser invictos y perdieron dos sexenios el poder, hoy parece que la historia se volverá a repetir y no se están dando cuenta, ni siquiera con su precandidato anti partidista José Antonio Meade, que no ha levantado ni polvo, tendrán ya plan “B”, o se quedarán así, a la expectativa.

El segundo golpe

La Ley de Biodiversidad, presentada por el Partido Verde Ecologista, en voz de su Senadora Ninfa Salinas Sada, ha sido criticada por ambientalistas debido a que abre la puerta a la privatización de los recursos naturales, el dictamen ya fue aprobado por el Senado de la República, en medio de polémicas por la Ley de Seguridad Interior, es cierto que se hicieron modificaciones por grupos de la sociedad civil, pero aun así, no prohíbe de manera expresa la minería en áreas naturales protegidas.

Ochenta y ocho Senadores aprobaron la controvertida Ley de Biodiversidad, el pasado 15 de diciembre y ahora pasara a manos de la Cámara de Diputados para su ratificación, una ley ambigua, aprobada de manera apresurada y que pone en riesgo la conservación del patrimonio natural y cultural de México, donde se omitieron aspectos muy importantes como, la protección de especies, recursos genéticos, áreas naturales protegidas e inclusión de los pueblos indígenas.

La Senadora Ninfa Salinas, presento al vapor su propuesta de ley, sin conocer las afectaciones que esta ocasionaría al País, con esta iniciativa que presento la legisladora del PVEM, se abroga la Ley General de Vida Silvestre, además de reformar diversas disposiciones de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente y se cancela la asimilación del Protocolo de Nagoya de la legislación mexicana sin impedimentos que puedan evitar la erosión genética de los bienes naturales.

Esta Ley de Biodiversidad, fue aprobada al vapor al igual que la Ley de Seguridad Interior,  tiene huecos y no escucharon a nadie, esperemos que cuando les llegue el turno a los Diputados debatir el tema de la Biodiversidad en nuestro País, si tengan más conciencia y conocimiento de los riesgos que conlleva aprobar esta ley.

Esperemos que la Cámara de Diputados no ignore a los actores importante en esta Ley de Biodiversidad, como lo hizo la de Senadores, ya que Organizaciones de la sociedad civil y académicos han acusado que la iniciativa presentada por Ninfa Salinas, es un retroceso a los derechos indígenas y campesinos en materia de manejo forestal comunitario y generaría efectos adversos al sector forestal y a los bosques, exigieron al gobierno federal garantizar la consulta previa y someterla a debate.

Con esta nueva Ley de Biodiversidad el Partido Verde se muestra como un Partido autoritario, que no quiere dejar ningún resquicio de participación por parte de expertos en la materia, eso sin contar que dicha iniciativa deja abierta la posibilidad de que nuestros bosques sean deforestados, debido aun manejo inadecuado, al arrebatárselos a las comunidades indígenas, la avaricia y codicia del PVEM ha sido muy evidente con esta iniciativa y nos demuestran que de ecologistas no tiene nada.

Esta Ley de Biodiversidad, así con todas sus letras, viola los derechos de los pueblos indígenas y deja desprotegida a 28 mil especies de plantas, ya que protege a los recursos genéticos de los animales, pero no aplica para las plantas, el saqueo será un negocio seguro del germoplasma de las plantas, a través de patentes aplicados a los códigos genéticos para su uso industrial, lo que evitaría que las comunidades indígenas de una participación justa y equitativa de sus beneficios.

“El Partido Verde no solo perdió el rumbo con estas dos leyes, la Seguridad Interna y la de Biodiversidad, sino que le han terminado de dar el tiro de gracia a nuestro País, convirtiéndose en la peor amenaza para la conservación de la biodiversidad mexicana”, demostrándonos una vez que es un partido que ya no debe de existir y quienes se deben de extinguir son ellos y no nuestras especies.

Nos leemos el próximo lunes

Correo electrónico: lulu_oc1507@hotmail.com