México, el Estado de la Injusticia

Francisco Gómez Maza

 

 

*La inequidad, virtud de la clase política

*Desperdician millones en basura electoral…

 

 

Por mi trabajo de reportero he viajado por muchas partes del mundo y no me he topado con un país más injusto e inequitativo que el país que me impusieron los plutócratas, los curas y los políticos que mandaban en Chiapas, hace 193 años, tiempo en el cual los mexicanos, y me refiero a los gobernantes, han sobreexplotado, exaccionado, robado los recursos naturales de mi tierra – maderas finas y preciosas, minerales, energía eléctrica, petróleo, agua, riquezas marinas, ganado, entre otras posesiones, y actualmente se lo están regalando a los extranjeros (canadienses, principalmente) para explotar los recursos minerales, empezando con el petróleo y la energía eléctrica, y siguiendo con los bosques y la valiosísima vida silvestre, los ríos y las hermosísimas bellezas naturales, con la complicidad de mexicanos cretinos que no sé quién les dijo que eran chiapanecos y podían gobernar, expoliar, asaltar, saquear el estado.

Dura mi reflexión, pero no puede ser de otro talante, ante gobernantes injustos, inequitativos, demagogos, populistas [también hay populismo de derecha, como el que ejercen Peña o Trump (no nada más el satanizado Peje, que está saliendo más conservador de lo que yo esperaba, quizá para ver si así ahora le reconocen el triunfo los del Departamento de Estado), y yo diría de extrema derecha].

Esta mañana de miércoles, después de llevar a Ana a la guardería, muy de mañana y con mucho frío (no quería despertar mi preciosa de 3 añitos), leí una nota breve pero dolorosa, en la columna Frentes Políticos, que quién sabe quién escribe en el nuevo diario Excélsior, Esta nota me dejó frío, aterrado y sin esperanzas.

Cifras de escándalo, tituló la nota o el columnista o el cabecero de Excélsior. Afortunadamente nadie me va ahora a acusar de que tengo la mente jodida, como lo hizo hace unos días un estúpido en las redes sociales, pues en todo caso no son el único de mente jodida. También Frentes Políticos, que dice así, con punto y aparte para darle mayor énfasis:

Cansados estamos de analizar que la democracia mexicana tiene un alto valor económico y moral. Al desgaste por las descalificaciones mutuas, hay que aumentar lo que cuestan. Autorizados por el INE, los precandidatos a la Presidencia (yo, como buen iconoclasta escribiría esta palabra con minúscula porque por lo pronto no es digna de respeto: presidencia) podrán gastar (la friolera de) 3.3 millones de pesos diarios en su búsqueda por la candidatura formal al interior de sus partidos.

De este modo, José Antonio Meade, aspirante por el PRI, PVEM y Panal; Ricardo Anaya, Por México al Frente, y Andrés Manuel López Obrador, por Morena, PT y PES, podrán gastar más de 200 millones de pesos. Cada uno podrá gastar hasta 67.22 millones de pesos entre el 14 de diciembre y el 11 de febrero, tiempo que duran las precampañas. ¿De verdad no han pensado en lo valioso que sería rechazar esos gastos? ¿Vale la pena tirar tanto dinero?, se pregunta el autor, o los autores, de Frentes Políticos.

No se vale. Mientras, por no mencionar a los millones de hombres, mujeres, ancianos, ancianas, niños y niñas que mueren de hambre, a tres meses de los terremotos de septiembre, muchos mexicanos siguen viviendo a la intemperie y “celebrarán” las fiestas de fin de año a la intemperie, y seguirán a la intemperie por la ausencia de sensibilidad humana de Peña Nieto, de Meade, de Robles, de los diputados y senadores, de los gobernadores. A estos sólo les importa su propio bienestar, y acumular millones para llevar una vida regalada cuando ya no estén chupando la teta del Erario, Y al resto que se lo lleve el diablo.

analisisafondo@gmail.com