Alfonso Carbonell Chávez

 

¿Revolución?

 

Por si no se enteró, ayer se conmemoró el CVII Aniversario de la Revolución Mexicana, el qué pasó, habrá que admitirlo así; sin pena y sin gloria. Desde pequeño aprendí que esta fecha era algo por la que los mexicanos  deberíamos sentirnos orgullosos, ya que un puñado de hombres y mujeres seguidos de cientos de miles, se habrían impuesto con valor y patriotismo, acabar con la dictadura porfirista que por 30 años se había instaurado en el país. Ciertamente esos aciagos años del México naciente e inacabado aún, ya con las leyes de Reforma Juarista, apenas empezaba a descollar en el concierto internacional,  pero hacia su interior, el desarrollo no cuajaba sumergido en graves contradicciones. Contradicciones que a 210 años de iniciada la gesta independentista del cura Hidalgo y decía, aún y con las leyes de reforma de 1857 y la revolución, la pobreza de millones de compatriotas prevalece. Así, la desigualdad ha sido el sello que ha marcado a México mucho antes de que como tal siquiera existiera. Trescientos años de coloniaje avasallador y extractivo no nos han bastado para entender que el enemigo lo tenemos durmiendo a nuestro lado y sin embargo, seguimos acurrucados con él. Me queda claro. Estamos tan acostumbrados a que nos pisoteen, que disfrutamos que nuestros gobernantes nos engañen, nos roben ¡nos esquilmen! Y aún así se les aplaude. A veces pienso y lo digo literal, qué mejor deberíamos quedarnos callados, mudos, inermes ya que parece y  demostrado está, el estigma de conquistado  está en nuestros genes. En la sangre. Y me gustaría estar equivocado en mis apreciaciones pero la realidad me desborda. En Chiapas, por ejemplo, no hubo revolución dicen los historiadores y en verdad tienen razón histórica. Los “carrancistas” al mando de Jesús Agustín Castro, llegaron a la entidad chiapaneca y según cuentan, llegaron a mancillar honras e invadir haciendas. De ahí surge el Movimiento Mapachista a cuya cabeza se pone Tiburcio Fernández Ruiz en 1914. Pero no es de historia que quiero comentarles, baste señalar que chiapanecos de ese entonces se opusieron al despojo y abusos que cometían contra de sus mujeres y familias. Entonces un movimiento contrarrevolucionario como lo califican algunos autores, se opusieron a la revolución así llamada, mexicana. Y lo acoto porque en Chiapas como tal, jamás la hubo, ni para bien ni para mal.

 

Pero ¿a qué voy con este entuerto?; la revolución armada de 1910 la que tuvo su punto climático con la Constitución Mexicana de 1917, de la que este año se cumplen 100 de haberse promulgado los  mismos años que lleva de ser multireformada como mancillada y no exagero, a pesar o además de sus grandes preceptos sociales de vanguardia mundial, no acaba por acabar con una clase apátrida y depredadora la que sigue, como en la colonia y el porfiriato, enriqueciéndose y acumulando agravios que no parecen inmutarnos, decía. Por ello, me pregunto y les comparto ¿Revolución?, revolución de qué o para quiénes. No pretendo negar que esa gesta histórica prohijada por hombres y mujeres de conciencia y convicciones plenas, no hayan dibujado la faz de este México moderno con todo y lo que hoy somos y hemos dejado de ser. Un país rico con millones de pobres. Un país agraviado y sumido en la desesperanza. Quizá solo quizás, en la cobardía. Un país construido sobre las espaldas de millones para que un puñado de corruptos, hoy detenten riquezas tan inmensas como su ignominia.

 

Así entonces decía, gobiernos que han usufructuado la revolución y sus muertos, pasean con cinismo siglas y colores, leyendas y remembranzas solo para preservar sus privilegios, sus ganancias, su traición a la patria. Qué más. Y ahí los tienen disfrazados de tricolores, de azules, de amarillos, de verdes pero que sus vestimentas los descubren como los verdugos de este país y su sociedad. En Chiapas insisto y concluyo, la revolución ¡nunca llegó! Y con este gobierno insensible e ignorante, ni siquiera saben que esta gesta existió. Saben que en Chiapas, y lo saben bien, los indígenas esperan su propia revolución por lo que consideran, qué el hombre blanco es el elegido de los dioses, con o sin voto de por medio. En tanto los criollos al igual que el movimiento Mapache, solo se levantarán cuando se les afecte sus haciendas. Las honras, ya hace tiempo ya. Así y concluyo; ¿Revolución? Me queda claro. (No hay)

 

Ya de salida (#3de3)

 

1.- No le daré muchas vueltas, así es qué, en el tema de la información que circulo la semana pasada sobre de que un grupo de ejidatarios habría interpuesto amparo para no ser afectado por los trabajos que la secretaría de Obra Pública y Comunicaciones, más concreto y directo, contra de su titular Jorge Alberto Betancourt Esponda, éstos habrían interpuesto para parar las obras del Libramiento Sur que conectará al aeropuerto Ángel Albino Corzo con el entronque de la carretera Coita-Las Choapas, pues, ni tardo ni perezoso convocó a los medios de comunicación este pasado fin de semana, para, in situ, al tiempo de aclarar paradas, darles amplia información sobre del avance y la estimación certera de que a lo más en tres meses, dicha obra quedará concluida. Sobre de que si existe un amparo de ejidatarios afectados, dijo categórico no haber tal pudiéndose constatar en la instancia respectiva; las indemnizaciones con particulares y ejidatarios se ha llevado a cabo con respeto y diálogo y liquidado con justeza en tiempo y forma. Sobre que si tiene empresas de su preferencia o de su propiedad con prestanombres, insistió que se sujeta al escrutinio público y legal. Es decir, el que nada debe nada teme. Ahí está pues. El qué acusa está obligado a comprobar…// 2.- La diputada María Elena Orantes López, ¡vaya tiene un club de misóginos! Que ya lo hubiera querido la mismísima Sor Juana Inés en su tiempo. Nada les gusta. Bueno de que haya machos calados que le critican hasta el modo de andar, pues, aunque no se justifica, de menos se entiende. Pero de que haya mujeres de esas que se dicen “feministas” las que no pierden oportunidad de señalarle desatinos reales o ficticios ¡caray! me cae me da pena ajena. De que si va a un mercado y toma pozol, uta le critican; de que quitó una manta de Morena en un acto que no era de ese partido, uta la critican. Lo más jodido es que a ella le señalan y lo he comentado de  oportunista o chapulina, pero a sus “clientelas VIP’s” chapulinotes, desleales, hartamente corruptos y traidores, les conceden potestades que solo explican vean; que los cocodrilos vuelan…bajito pero vuelan. Ahora sí como dice el JJ: ¡no mamen!…// 3.- El domingo por la noche, accidentalmente lo admito aunque es uno de los canales que miroteo (el 22 canal cultural de México), me encontré con la película “El Cuartelazo” que narra en parte, la historia de Don Belisario Domínguez, el doctor Comiteco y chiapaneco por añadidura, prócer y héroe civil que fundió en una idea la expresión célebre; “Libres por la palabra libres”. ¡Qué güevos! Al verla, sentía vergüenza de ver y no poder, en mayor medida, siquiera emular en lo mínimo a este hombre de Chiapas y su tiempo que supo con valor y amor a la patria, alzar su voz contra de los traidores y asesinos del Presidente madreo. Pero sólo recurro a este filme, para referirme que ahora no es posible,  se hayan atrevido siquiera a mencionar  para la Medalla Belisario Domínguez, a la actriz Kate del Castillo. No tengo nada personal contra de esta jovencita aclaro, pero el solo hecho que el presidente de la Comisión el senador Roberto Albores Gleason, no haya rechazado antes de trascender a los medios tal agravio, es manchar, de facto, la memoria de quien dio su vida por la patria y que dicho sea de paso y con respeto, nadie de quienes la han recibido, en vida o en muerte, hombre, mujer o quimera, han asemejado tal proeza de valor cívico y amor a la patria. Y ya lo habría dicho Vicente Guerrero; “La Patria es primero”. No se equivoquen…// ¡Me queda claro! Y Buen inicio de semana en martes, de puente. Je. Salu2.

 

P.D.- Recordatorio; hoy, hoy, hoy martes 21 no se olviden el Gran Concierto de titulación que la joven Soprano Chiapaneca Aurora Adriano Castañeda, ofrecerá interpretando la Ópera “Elixir de amor” de Donizetti. La cita es al punto de las 19:00 horas en el Auditorio de la Ciudad Universitaria de la UNICACH. Entrada gratuita. No se pierda la oportunidad de escuchar a la mejor voz chiapaneca. Maestros músicos en escena acompañando. ¡No falten!