Hasta nuestra naturaleza clama justicia.

 

Lulú Ovilla

 

 

 

Haces unos días sucedió un fenómeno por demás increíble, algo que jamás nadie se hubiera imaginado y ante los ojos de todo el mundo, nos dieron lámala noticia que Las Lagunas de Montebello se estaban secando, nadie podía creer la noticia aunque la  estábamos viendo a través de los diversos medios de comunicación, esa belleza natural mundialmente conocida, se estaba quedando sin agua.

Muchos nos hacíamos la pregunta ¿Qué pasó?, pero quienes viven cerca de las Cascadas de Agua Azul, saben perfectamente que todo es producto de la tala inmoderada de los bosques, lo que ha ocasionado que hoy el agua desvié su cauce, al no existir conciencia humana  sobre lo que significa seguir talando los  bosques, es lo que nos está ocasionando un serio problema.

Que nadie sabe qué ha pasado con las Cascadas de Agua Azul,  por supuesto que sí se sabe, pero muchos prefieren callar y no decir nada, pero la naturaleza los ha delatado y ha mostrado al mundo el negocio que quieren hacer con ella, un negocio muy jugoso a costa del desalojo y despojo a los indígenas de Bolom Ajau, Geólogos de Estados Unidos, desmiente la versión sobre las grietas que se formaron por los sismos pasados.

No solo nosotros clamamos justica ante un gobernante que no tiene absolutamente nada de ecologista, también nuestra naturaleza lo está haciendo, que fácil ha resultado decir que ante los hechos ocurridos por el sismo del pasado 7 de septiembre, hoy las Cascadas de Agua Azul se están quedando sin agua y que se puede decir al respecto, cuando también los Lagos de Montebello están perdiendo ese hermoso color turquesa.

El Gobernador Manuel Velasco, no solo está acabando con la economía de Chiapas, la educación, la estabilidad social, sino también con nuestra  riqueza forestal, es tiempo de terminar con la simulación del discurso o las consecuencias serán devastadoras, se corre el riesgo de que el turismo emigre a otras partes al no contar ya con las bellezas naturales en nuestro Estado, como las Cascadas de Agua Azul y Los Lagos de Montebello.

El único medio para proteger a la población de algún contingente por el desvió del cauce del agua,  es frenar la tala de árboles en la zona de las Cascadas de Agua Azul, no hay de otra, este Gobierno Verde Ecologista de Manuel Velasco, es peor que el sismo pasado  ocurrido en nuestro País, es como un tsunami, esta arranzando con todo y no nos está dejando absolutamente nada.

Porque en Chiapas se lleva  a cabo con total impunidad la tala de árboles, por la sencilla razón que los permisos otorgados está “mal redactado” (a conveniencia), pero por supuesto que así es, se debe de hacer una revisión seria, ya que con la excusa de que se sanean los árboles, se recurre a la explotación indiscriminada, acabando así, con nuestros bosques y ocasionando un ecocidio a nuestra hermosa naturaleza Chiapaneca.

La única forma de acabar con esta tala inmoderada, es corrigiendo los permisos que se otorgan y utilizar correctamente el uso que debe  dárseles y es “Saneamiento forestal” que significa únicamente, talar árboles viejos, socavar, o limpiarlos cuando exista amenazas por plagas, solo así se evitara la explotación indiscriminada de árboles en nuestro Estado y esperamos que esto se corrija pronto.

El deterioro de nuestra naturaleza es bastante critica, ya que también existen especies en peligro de extinción y según el Gobernador Manuel Velasco, no hay dinero para detener este problema tan grave que aqueja a nuestra naturaleza, estas advertencias la han hecho expertos ambientalistas que en su momento también advirtieron de la perdida que sufriría la Selva Lacandona por más de un millón 200 mil hectáreas, que significa el 75  por ciento de su territorio, pero tampoco han hecho nada al respecto.

Decir de manera deliberada que el sismo del pasado 7 de septiembre, es el responsable por el desvió del agua, es absurdo, el Gobierno de Manuel Velasco, aparte de ser un sexenio donde solo reinan los juniors, se ha caracterizado por ser un gobierno de ocurrencias, basta ver como pintaron al rey Pakal, para darse cuenta que no existe el menor respeto a los Chiapanecos y menos a una cultura como lo es la Maya.

Cuantos se han arrepentido ya de  haber votado por un partido que hizo demasiadas promesas y no cumplió absolutamente ninguna, nada mejoro después de su antecesor Juan Sabines y esto fue claro desde su llegada, quienes han sido los beneficiados en este sexenio Verde Ecologista, su familia, sus amigos, incondicionales, los impuestos a fuercitas, los compromisos políticos, aunque no a todos, a muchos los desconoció.

La comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, ha  dicho que en los últimos 40 años, Chiapas ha perdido el 75 por ciento de sus ecosistemas originales, en una superficie de siete millones de hectáreas compuestas por selvas altas y bajas y bosques templados, tropicales y secos, lo que ha ocasionado que el 80 por ciento de los suelos presenten algún grado de erosión.

Qué situación tan a vergonzante que tengamos uno de los primeros lugares en deforestación  del País, este deterioro que está sufriendo nuestra naturaleza Chiapaneca está repercutiendo en los núcleos de  biodiversidad estratégicos para el equilibrio natural de nuestro País y también en la transformación y modificación de los microclimas regionales y en el cambio climático mundial.

Chiapas  es un paraíso natural, que desafortunadamente este gobierno, que dé ecologista no tiene nada, lo está dejando en ruinas, ni siquiera porque somos considerados por nuestro ecosistema como los más importantes de Mesoamérica y si a eso le sumamos que el 30 por ciento de la biodiversidad de México se encuentra en Chiapas, ni siquiera por eso el Gobernador Manuel Velasco Cuello, hace algo  al respecto.

Si continúan con la deforestación indiscriminada, se acabara el agua de nuestras lagunas y ríos y sino vean como nuestra naturaleza se revela ante el poder, arrogancia y soberbia de un hombre, enfermo de poder y ambición desmedida, que está lucrando no solo con la vida de los Chiapanecos, sino  con la de nuestra naturaleza, ese es el Gobernante que  tenemos, pero no es el gobernante que nos merecemos.

Chipas merece un gobernante que ame estas tierras, que respete a su gente, que conozca sus necesidades de cerca, que camine nuestro estado, un gobernante que ame a Chiapas y que no se  convierta en enemigo de su pueblo, el poder no lo tiene los políticos, el poder lo tenemos nosotros y eso hay que demostrárselos hasta que les quede claro, hay que darles  una sacudida en el 2018 y ya veremos si no lo entienden, para que no vuelvan a marearse con un ladrillo.

Nos leemos el próximo lunes.

Correo electrónico: lulu_oc1507@hotmail.com