Con palas y picos, indígenas chiapanecos inician desazolve del río Agua Azul

Por Isaín Mandujano

 

Tuxtla Gutiérrez, Chis., 14 NOV (apro).-Con palas y picos, indígenas choles de la comunidad de Agua Azul comenzaron el desazolve del cauce del brazo derecho del río que forma las impresionantes cascadas que casi desaparecieron el viernes pasado.

Luego de que las autoridades estatales se propusieron un plazo de 20 días para elaborar un proyecto que les permita intervenir y reencauzar las aguas del río, que en cerca de 85% se desvió a una corriente o brazo izquierdo, los lugareños se metieron a las aguas y empezaron a retirar piedras y palos, a sacar sedimentos y todo cuanto impide que el río retome su cauce original.

Incluso, voluntarios de otras comunidades han acudido hasta el punto donde el río se bifurca aguas arriba.

Sin embargo, las labores fueron interrumpidas en las últimas horas por un constante aguacero, que provocaron que creciera el caudal del río, y por ello los indígenas vieron de nuevo aumentar las caídas de agua en las cascadas, espectáculo natural que atrae cada año a unos 200 mil turistas, tanto nacionales como extranjeros.

Julio César Romaní, director del Área de Protección de Flora y Fauna Cascadas de Agua Azul, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), confirmó que, en efecto, los indígenas han estado sacando sedimentos del lecho del río para hacer más bajo el cauce derecho y así recuperar las caídas de agua en las cascadas.

Romaní advirtió que, pasadas las intensas lluvias que se registraron en las últimas horas, “el problema va a persistir”.

Igual llamó a no hacer caso a lo que se dice en las redes sociales, pues se han estado inventando todo tipo de teorías e hipótesis respecto de lo que ahí está ocurriendo.

Adrián Méndez Barrera, encargado de despacho de la oficina de la Conanp en Chiapas, dijo que actualmente la corriente de agua se ha tornado turbia, debido a las lluvias.

Este proceso de disminución de aguas, acotó, se puede revertir, siempre y cuando se pueda trabajar con todas las comunidades de la cuenca de Agua Azul, y que se reforesten y conserven los bosques de la zona.

El domingo anterior, personal especializado del Organismo de Cuenca Frontera Sur y de la dirección local Tabasco de la Conagua realizó un recorrido en campo con el objetivo de identificar las probables causas del fenómeno y, a partir de ello, proponer la solución a la problemática.

Se identificó que el brazo derecho del río Agua Azul tiene un colapso de su bordo izquierdo, lo que generó que gran parte del agua que transitaba en dicha corriente se desviará hacia el brazo izquierdo.

El colapso tiene un origen multifactorial: en principio se encontró un depósito de sedimentos aguas arriba del río, lo que provocó un cambio en la dirección del flujo hacia abajo sobre la margen izquierda.

Otro factor es debido a la alta sismicidad que presenta la zona y a que el suelo está compuesto principalmente por roca caliza cárstica, la cual de manera natural se degrada y se vuelve vulnerable ante la presencia de un terremoto.

Para restablecer las condiciones hidráulicas originales, la Conagua realizará trabajos de excavación de un tajo sobre el brazo derecho, específicamente a la altura donde el agua se desvía hacia el brazo izquierdo, con el fin de reorientar el flujo a su condición habitual.

Además, se restituirá el bordo izquierdo del brazo derecho del río a través de un muro de mampostería envuelto con material filtrante y una capa de suelo que permitirá restablecer su condición previa.

Noticias/Diario Tribuna Chiapas/2017