* El silencio vergonzante.

 

Enrique Alfaro

 

Chiapas es uno de los estados de la república que enfrenta un grave problema estructural que lo mantiene sumido en el mayor atraso social y con los menores índices de productividad.

El país entero subsidia la vida de la sociedad chiapaneca.

Y mientras nos quejamos que “somos un estado rico con una sociedad pobre”, mostramos la cortedad de nuestro análisis, del escaso conocimiento de nuestra propia realidad.

Sin embargo, pareciera que la mayor interesada en que no exista claridad sobre la situación que se vive en el estado es la clase política local.

Nuestros políticos no discuten la naturaleza de los problemas que enfrentamos, ni entre ellos, ni con la sociedad. No existe el propósito de hacer reflexiones sobre nuestra compleja realidad y con base en ella proponer soluciones.

El silencio es la mayor muestra de incapacidad o, lo que es peor, de complicidad con el poder.

Los partidos políticos, instituciones que de manera natural deben provocar el debate, permanecen en silencio por estar coptados. Las dirigencias estatales no tiene permiso de opinar sobre los temas fundamentales por temor a perder las canonjías que les proporciona palacio de gobierno.

¿Qué aportan los partidos al análisis de la realidad de Chiapas? Nada, no tienen opinión de los graves problemas de la entidad. Son escasos los militantes, en su mayoría de izquierda y pocos de derecha, que se atreven a abordar los temas trascendentales.

De los representantes, únicamente Zoé Robledo aborda tópicos con seriedad e inteligencia y el joven diputado federal, Guillermo Santiago, que actúa con una congruencia que ya se ve extraña en Morena.

El colmo: ¿Cuál es el análisis de la realidad que aporta Rutilio Escandón? Se la pasa diciendo que tenemos al mejor gobernador y la mejor justicia del país. Ambas afirmaciones son falsas, de principio a fin. Si sobre esa base aspira a gobernar Chiapas ya podemos imaginarnos la demagogia y la falsedad de su gobierno.

A falta de oposición partidaria, el lugar fue ocupado por algunos periodistas y proyectos editoriales. El periódico Contrapoder y portal Chiapas Paralelo, aportan a la discusión estatal lo que los partidos callan. Algunos periodistas se han constituido, sin desearlo, en la mayor amenaza política a la clase que gobierna. También algunos ciudadanos valientes.

El silencio de nuestros políticos es verdaderamente vergozante. No tuvieron opinión sobre los despidos de miles de burócratas, no tienen opinión sobre la violación a la Constitución Federal por la eliminación del financiamiento de campaña, no tienen opinión sobre el más reciente enduedamiento.

En estas condiciones de control llegamos a un proceso electoral que puede terminar en una farsa absoluta.

Pablo Salazar era un verdadero candidato opositor en el 2000; José Antonio Aguilar Bodegas también lo fue en el 2006; María Elena Orantes lo pretendió en 2012 ¿Ahora quién representa la oposición a los intereses de Manuel Velasco y los verdes?

* * * * *

Sostengo al principio de este artículo que la entidad vive un grave problema que lo mantiene en el atraso. La estructura político-administrativa que nos gobierna ha recibido por varios sexenio más presupuesto que el del Plan Marshall con el que se reconstruyó a los países europeos luego de la segunda guerra mundial. Esta estructura ha aplicado, consumido, dilapidado, robado, desviado, esas cantidades millonarias y no ha cambiado un ápice de la realidad de Chiapas. El recurso ha sido tirado a un barril sin fondo. Seguimos igual o peor que antes. Y sí, esta misma estructura político-administrativa va a administrar los fondos para atender el desastre provocado por el sismo.