El oportunismo político y el dolor humano

 
 
El oportunismo político va de la mano con el proceso electoral del 2018, está visto que los que aspiran a cargos de elección popular, no les pudo venir mejor oportunidad para promoverse tomándose la foto con los afectados por el terremoto del jueves pasado.
Con ello queda demostrado que los desastres naturales siempre dejan al descubierto los espacios trágicos de la pobreza.
Su dolor es materia prima para las perversidades de los políticos, pues las historias de los pobres son parecidas en su dolor y en su desamparo, viejas carencias llevaderas a fuerza de costumbre que, el día del desastre, se suman todas para el irremediable lamento colectivo.
Y las ocurrencia no se dejan esperar, como la del diputado Eduardo Ramírez Aguilar, quien aprobó “por unanimidad de votos”, el Decreto por el que se autoriza al Ejecutivo del Estado a otorgar pensiones a los deudos de los fallecidos a causa del sismo ocurrido en el estado de Chiapas,  el 07 de septiembre de 2017.
Es cierto que el sismo de 8.2 grados Richter registrado en Chiapas el 07 de Septiembre del año en curso, ocasionaron daños en diversos municipios y  la pérdida de la vida  de varios conciudadanos, por lo que a Eduardo Ramírez se le vino la “ideota” de emprender acciones  a través de las cuales se garantice a los deudos y a cada uno de sus hogares, acciones de  bienestar y una vida digna.
Dice la que “burra no era arisca, los palo la hicieron, pero de lengua me como un taco, sino esa iniciativa, ley o decreto que ya fue a parar a la “congeladora” del Congreso, -de donde no salen-, estará el tiempo suficiente para no ser aprobada y si así fuere, pues tendrá la misma suerte de otros decretos, como es el caso de los famosos Premios Chiapas.
Desde el 2015 a los ganadores del Premio Chiapas tanto en la categoría de Artes como de Ciencias no han recibido su pensión desde que inició el año.
El Premio Chiapas se otorga a las personas que se hayan distinguido por su servicio en el arte o las ciencias. Como parte del premio se otorga una pensión vitalicia a las y los ganadores. Y esto no lo ha respetado el gobernador Manuel Velasco Coello, y si no respeta esta iniciativa, menos que respete el supuesto apoyo que se les va dar a los deudos por el sismo.
                Otro ejemplo de que los diputados no cumplen, ni mucho menos el gobierno, pues en enero del 2016 los diputados del Congreso del Estado aprobaron la prohibición del cobro de estacionamiento en plazas comerciales en la entidad chiapaneca, siempre y cuando el conductor consuma, compre o haga uso de algún servicio en dicho establecimiento, de lo contrario tendrá que pagar por el espacio que ocupe.
                Sin embargo a casi dos años de la medida, los automovilistas que visitamos los centros comerciales seguimos pagando la cuota del estacionamiento, pues los diputados no tuvieron la suficiente fuerza y decisión para echar abajo la medida.
                Una más y de Lalo Ramírez, quien se aventó la puntada de intentar que las carreteras del estado sean bloqueadas por inconformes, la iniciativa fue lanzada en diciembre del 2015, y hasta la fecha no opera, debido a que las leyes están hechas al vapor, son ocurrencias que tarde o temprano se demuestra que esas medidas son oportunistas que solo buscan notoriedad, pero no son nada efectivas.
                Lástima porque el decreto de las pensiones para los deudos debiera ser una buena medida, pero sólo quedará en la historia y en el papel como una buena intensión pero nada más, producto del calor del proceso electoral del 2018.