EL LAMENTABLE MENSAJE DE LOS PARTIDOS

Enrique Alfaro

 

Si los mexicanos no tienen nada que celebrar de nuestra “democracia”, los chiapanecos hemos visto que nuestra “alternancia” no arroja ningún cambio positivo para la población.

El gobierno de la alternancia en la presidencia de la república, el de Fox, pactó con el pasado en vez de romper con lo viejo. No hubo memoria y justicia, sino perdón y olvido. Por su parte, los gobiernos de Calderón y Peña Nieto, sumieron al país en una violencia que crece día a día.

Nuestra población está decepcionada de nuestra democracia: no significó ningún cambio, ninguna mejoría.

En Chiapas, ¿Cuál es el mensaje que mandan los partidos políticos?

El caso de Morena, es especialmente patético: Se dice el partido del cambio de régimen, pero basta con juzgar a la mayoría de sus aspirantes para concluir que, de llegar a la gubernatura, serían la continuidad del peor saqueo al que hemos sido sometidos en los últimos sexenios.

Los candidatos de Morena son ex empleados o empleados actuales de joven dinosaurio que nos gobierna. Muchos de los que se han apuntado para las próximas candidaturas son operadores del actual gobierno.

En el colmo del cinismo, varios de los que aspiran a la gubernatura sostienen que tienen la posibilidad de alcanzar el poder porque no son enemigos de Velasco. “No tendríamos su maquinaria en contra”, sostienen aludiendo a la “real politica”.

Este tipo de actitudes y mensajes son, precisamente, los que han conseguido que la mayoría de mexicanos no crean en que la democracia o altenancia signifique un cambio. Por el contrario, es la continuidad de la impunidad.

El demagogo que sostiene que los chiapanecos tenemos el mejor sistema de justicia o el ex jefe del peor gabinete estatal que tenemos no pueden significar más que la continuidad de las peores prácticas antidemocráticas y de la peor política clientelar. Con ellos no puede haber un cambio de régimen, sino el empeoramiento del mismo, con la perpetuación de la misma clase política corrupta.

Otra caso patético es el de “Podemos Mover a Chiapas”, nido ejemplar de oportunistas. La importancia del liderazgo de Enoc radica en su cercanía con Velasco. Dicho en otras palabras, a su alrededor reune a oportunistas que se deslumbran de la cercanía de un cínico con el peor gobernador que hemos tenido. Y de paso vitorean a su esposa que, por el sólo hecho de serlo, pasa a condición de lidereza “moral” de su partido.